Un conjuro para TSW of Solomon Kane: Banquete de los gules


Este oscuro conjuro se conserva solamente en algunas copias del Cultes des Ghoules, además de ser parte fundamental de la tradición oral de los necrófagos. Se trata de un ritual blasfemo que conlleva la ingesta del corazón y el cerebro de un cadáver para adquirir sus recuerdos y su apariencia; un acto tan aberrante que pocos humanos, incluso seguidores de las artes oscuras,  reúnen la sangre fría para completar todo el proceso: es necesario superar una prueba de nausea.

Banquete de los gules (Taumaturgia)
Rango: Veterano (pero solo Novato para un necrófago)
Modificador de lanzamiento: -4
Distancia: El mismo
Duración: 1 Día por rango
Ornamentos: Diversos gestos arcanos y palabras rituales deben pronunciarse y el cuerpo debe consumirse en un proceso determinado que lleva varios minutos previos al lanzamiento del conjuro.

El hechicero adquiere la apariencia propia de aquel del que acaba de devorar al menos parcialmente el corazón y el cerebro, así como sus recuerdos y parte de su personalidad  y pensamientos. En algún caso raro (puede sustituir a uno de los efectos habituales de rechazo en caso de fallo al realizar el conjuro) la personalidad de la víctima se impone sobre la del devorador durante la duración del conjuro.

Distinguir a alguien transformado mediante este conjuro requiere una tirada de notar con un penalizador de -2 para alguien que esté familiarizado con la persona imitada y -4 si se trata de un conocimiento superficial. Este penalizador aumenta a -4 y a -6 en caso de un aumento en la tirada de Taumaturgia.

Los recuerdos de la víctima están disponibles, pero para recordar un dato importante o detalles concretos de sucesos pasados puede requerirse una tirada de astucia.

Un gul que realiza este conjuro pierde sus capacidades físicas especiales (incluyendo las garras, olfato agudo, etc.) pero retiene sus valores en los atributos.

Varios participantes puede alimentarse en el banquete, solo es necesario que uno de ellos conozca y realice el conjuro, pero cada uno que participe, hasta un máximo de cuatro, significa que la imitación es más incompleta. La dificultad para distinguir a alguien transformado por el conjuro se reduce en uno por cada participante (pudiendo a llegar a ser un modificador positivo a la tirada de notar) y la dificultad para la tirada de astucia para encontrar un recuerdo determinad también aumenta en 1. De la misma manera un único participante puede elegir comer solo una parte de los órganos para repetir el conjuro en hasta cuatro ocasiones, con los mismos efectos negativos.

Nota: La idea de este conjuro lleva mucho tiempo en mi cabeza, durante mucho tiempo sin ser capaz de recordar de donde la había sacado, recordaba un relato pero era incapaz de recordar el autor o el libro donde aparecía. Finalmente reencontré el relato Merifilia  de Brian McNaughton (del que no he leído nada más), en un recopilatorio de relatos titulado el Legado de Lovecraft, vaya este conjuro como mi homenaje a esta historia.