Cosas para leer: Don Vega de Pierra Alary


Hacía mucho (muchísimo) que no hablaba de El Zorro en el blog, uno de esos personajes clásicos (como Fu Manchú, como Sherlock Holmes), tan clásicos que todos los conocemos sin necesariamente haber leído ninguna de sus aventuras originales o saber, realmente, donde nos lo encontramos por primera vez. Aparecido originalmente en la revista All-story Weekly, con la novela serializada la Maldición de Capistrano (entre agosto y septiembre de 1919) y creado por Johnston McCulley, ha tenido multitud de adaptaciones, actualizaciones, homenajes y parodias, tanto en América como en Europa, llevando sus aventuras a todos los medios y formatos.


Como ya comentaba en ese lejano artículo un problema cronológico con las historias  del personaje, que varían en elementos entre finales del siglo XVIII y finales del XIX (con algunos descendientes viviendo aventuras en épocas posteriores). 

En esta ocasión Pierra Alary, autor completo de esta obra, toma una decisión curiosa, y quizás arriesgada, como es situar esta historia en los 1850, durante la anexión de California por los Estados Unidos, una ambientación más tardía que la mayor parte de ambientaciones y que muestra curiosos paralelismos con ese hijo, ilegítimo pero muy digno, de El Zorro que es El Coyote (y es que, en mi cabeza, Don César de Echagüe siempre ha sido un pseudónimo de Don César de la Vega). 

En esta historia el Zorro es una leyenda del pasado impreciso, aunque parece que hace algunos años fue encarnado por un miembro de la acomodada familia Vega, por lo que podemos suponer quizás que ese es el personaje original de McCulley y que lo que se nos narra ahora son las aventuras de su descendiente. Siendo así, podamos considerar que la serie sigue el camino de algunas adaptaciones cinematográficas (como La Máscara del Zorro,1998 o la ya vetusta Don Q, Hijo del Zorro, 1925) mostrando la carrera de justiciero como un legado familiar de los Vega y sirviendo como historia de origen para una nueva generación.  

Un tirano, el general Gómez, se ha hecho dueño de la región, aprovechando el vacío de poder entre la marcha de las autoridades mexicanas y la anexión a los estados unidos del territorio. Mientras el hijo de la rica familia Vega (llamado simplemente Don, por algún motivo que no puedo entender) que está estudiando en la academia militar en Madrid, recibe una carta del párroco local contándole la desesperada situación local. Además los peones locales, explotados en las minas de oro de Gómez, utilizan la máscara y el nombre del Zorro como símbolo de rebelión, aunque esta es violentamente aplastada por Gómez y su principal secuaz, un peculiar (y algo anacrónico) espadachín llamado Borrow.

Alary es un autor completo que, en este caso, destaca mucho más por su labor artística que por la literaria, el dibujo y el color son simplemente magníficos mientras que la historia personalmente me ha parecido algo floja. Usa elementos caricaturescos y un sombrado por medio de  tramas, junto a colores brillantes, en que el contraste entre las escenas de noche y día(o a la luz del fuego) se produce con efectos casi monocromáticos. El resultado global, visualmente, es apabullante y muy característico. La narración es dinámica y el montaje de algunas de las escenas de acción es otro punto álgido.

Un buen cómic de aventura que recupera a un personaje, o un legado, fundamental del género de los aventureros, con una historia de origen/recapitulación del pasado que sabe a poco. 

Puntuación: 7/10

Comentarios