sábado, 12 de enero de 2013

Cosas para leer: The Shadow: the fire of creation

Reseño hoy el tomo recopilatorio de la colección de La Sombra de la editorial Dynamite, guionizada por  el polémico Garth Ennis (Punisher, Predicador) y dibujada por Aaron Campbell,  el mismo dibujante que realizó Green Hornet: Year One (ya reseñado en el blog), además cuenta con el coloreado del brasileño Carlos Lopez, habitual en títulos de la editorial. Pero lo primero que llama la atención son las fantásticas portadas pintadas por Alex Ross (Kingdom Come, Marvels), que con un mínimo de elementos (la portada del tomo, que aparece arriba,  es el ejemplo supremo) consigue un aspecto muy similar al de las portadas de los pulp en los que se inspira. Como viene siendo habitual en esta clase de tomos se añaden portadas alternativas (de John Cassaday, Francesco Francavilla y Howard Chaykin entre otros), unas cuantas páginas de guión  y un puñado de bocetos de Ross.

Lo primero a considerar es que el trasfondo  del protagonista de esta serie parece tomar elementos tanto de los pulps como de la película de 1994; aunque Ennis inteligentemente lo deja rodeado de misterio, sin ofrecernos respuestas definitivas, como si lo único que pudieramos saber fueran historias y rumores, nunca la verdad. Nos encontramos pues con una historia que no intenta ser una historia de origen (y lo agradezco):  nos presenta al personaje ya completamente formado, incluso Margo Lane aparece ya como un personaje establecido en el equipo de ayudantes de La Sombra, y también en su cama, sin necesidad de más explicaciones. 
El argumento sitúa a nuestro héroe oscuro muy lejos de su habitual ambiente de la Gran Manzana: en el lejano oriente, como ya sucedía en el ya mencionado Year One de the Green Hornet, la invasión japonesa de China está en el centro absoluto de los acontecimientos.  Ennis escribe un personaje de Kent Allard/Lamont Cranston irónico, misterioso, inquietante en ocasiones, y  que parece transformarse cuando se reviste con la capa, la bufanda y el sombrero de ala ancha  en una entidad diferente, inhumana e implacable.  Los demás personajes resultan algo deslucidos en comparación ya que es este héroe dual la única y verdadera estrella de la función, más allá del mismo mcguffin que impulsa la trama o el despreciable, y algo desdibujado, villano.

El dibujo de Campbell sigue en una línea de mejora respecto  sus otras obras reseñadas, magnífico trabajo de ambientación, espectaculares tiroteos y escenas de acción. Es un dibujo muy oscuro, en ocasiones demasiado oscuro, con mucha tinta negra y aunque eso es magnífico para crear ambiente o trasmitir amenaza o tensión en algunos momentos resulta excesivo, sobrecargado, especialmente cuando la escena pretende ser tranquila o sentimental. Sigue por otro lado teniendo problemas con los rostros en algunas viñetas, pero parece que en menor medida que en Green Hornet.  Consigue sin embargo retratar de manera magnífica la violencia descarnada, lejos de ocultarla o minimizarla, que a menudo tiene lugar en estos números.

En definitiva uno de los mejores comics de personajes pulp que he leído en mucho tiempo y una compra casi obligada para fans del personaje.
Publicar un comentario