domingo, 6 de marzo de 2016

Irlanda en la época de Solomon Kane (1555-1607): La Banshee

La creencia irlandesa en las hadas, a las que es mejor llamar con algún eufemismo, como "la Buena Gente" o los Aos Si "gente de los túmulos", a menudo se mezcla con el mundo de los fantasmas y los espectros.  Finvarra (Finn Bheara), el rey supremo de las hadas de Irlanda, es también el rey de los muertos y son muchas las leyendas que afirman, al haber visitado los túmulos feéricos, haber visto a parientes o conocidos fallecidos entre ellos. La conexión entre las hadas y la muerte es particularmente clara en el caso de las leyendas en torno a la banshee.

La Bean Sí (en gaélico "mujer hada", literalmente "mujer del túmulo") es un tipo de espectro que aparece vinculado a las grandes familias de Irlanda, especialmente  los O'Brien, O'Neill, O'Connor, O'Grady y Kavanagh. Cuando alguno de los miembro de estos clanes va a morir el suceso es anunciado por la aparición, normalmente en las horas previas al amanecer, y los lamentos de estas plañideras espectrales. Otra versión, en las tierras altas de Escocia, es la bean nighe, que puede encontrarse en la rivera de un río, donde mientras se lamenta lava las ropas manchadas de sangre de aquel que va a morir.

Algunas de ellas incluso atienen nombres propios bien conocidos, como Aebinn o Aibell, vinculada al linaje real de los O'Brien, y Cliodhna o Cleena, vinculada a los MacCarthy y, posteriormente, también a los Fitzgerald. Normalmente aparece una única banshee pero en el caso de muertos especialmente importantes se dice que pueden acudir varias.

Los orígenes que el conocimiento popular atribuye a la banshee son diversos, algunos creen que se trata de una mujer de la familia muerta de forma trágica, otros que son los fantasmas de plañideras profesionales (condenadas a lamentarse eternamente por su falta de sinceridad en vida) y aún otros afirman que se trata de demonios, que se lamentan cuando un alma se libra del infierno. 

Las descripciones son contradictorias: pueden ser vistas como una hermosa mujer joven, vestida con una sencilla túnica  verde y una capa gris, pero también como una bruja, de largas uñas y blancas greñas desmadejadas, cubierta por un sudario, incluso con rasgos de cuervo o de corneja mezclados con su apariencia humana. Pero siempre con los ojos enrojecidos por las lágrimas. Sin embargo raramente se dejan ver, y si se saben descubiertas suelen desaparecer, con un sonido similar al revoloteo de un ave. 

Normalmente la Banshee es una presencia pasiva, simplemente aparece como un misterioso preludio de la muerte, pero ocasionalmente, las más de las veces por la intervención de los vivos que pretenden descubrir sus secretos (pues entre otras se dice que conocen donde se guardan antiguos tesoros), puede representar un peligro para los vivientes.

Atributos: Agilidad d6, Astucia d6, Espíritu d10, Fuerza d8, Vigor d10
Habilidades: Intimidar d10, Advertir d12+2, Luchar d6
Carisma:  0  Paso:  6  Parada: 5  Dureza: 7
Poderes especiales:
- Etérea: al igual que un fantasma, la banshee es inmaterial y sólo puede ser dañada por armas mágicas. Sin embargo un personaje puede intentar luchar con sus manos desnudas (sin armas) contra una banshee, utilizando su atributo espíritu en vez de la habilidad Luchar.
- Miedo, la visión de la banshee provoca una tirada de miedo; sin modificador en caso de que se presente con su aspecto "amable" y con -2 si lo hace con su aspecto "terrorífico".
- Lamento de la banshee: si se siente amenazada la banshee puede utilizar su lamento como ataque, provocando el pánico entre aquellos que la escuchen lo suficientemente de cerca. Cualquiera que se encuentre dentro de una plantilla grande con centro en la criatura debe realizar una nueva tirada de miedo, con un modificador de -4. Taparse los oídos no funciona pero si impedir que la banshee grite, por ejemplo tapándole la boca.
- Desvanecerse: en caso de peligro una banshee que no se encuentre apresada o retenida de alguna otra manera (por un hechizo o objeto mágico por ejemplo) puede desvanecerse como acción de turno, para volver inmediatamente a su lugar de descanso.


Publicar un comentario en la entrada