Cosas para leer: Silver Nitrate, de Silvia Moreno Garcia

Banner del título. Muestra la portada del libro y el titulo de la entrada "Cosas para leer: Silver Nitrate Silvia Moreno-Garcia".

Magnífica novela de terror de la escritora mexicano-canadiense Silvia Moreno-García, que con una trama ambientada en Ciudad de México en los años 90, donde los personajes siguen el rastro de una película inacabada y maldita y sus siniestros lazos con el pasado. Nuestras protagonistas son Montserrat, una editora de sonido aficionado a las películas de terror, y Tristán, un actor de telenovelas caído en desgracia. Ambos son amigos de la infancia, y en cierta forma fracasados en sus ambiciones profesionales, y la novela tiene mucho cuidado en presentarnos sus recovecos psicológicos y personales. Se trata de dos personajes muy distintos, casi complementarios, que se convierten en nuestros guías en ese pasado y en el del cine mexicano y cuya dinámica soporta gran parte del peso de la novela. 

La novela utiliza un lenguaje indirecto, nunca se plantea en primera persona, pero alternativamente el narrador omnisciente parece centrarse más en uno de los dos personajes protagonistas, permitiéndonos ver como uno y otro interpretan de forma diferente los mismos elementos narrativos. Mucho del éxito o el fracaso de la novela se puede calibrar por la simpatía que estos dos personajes consigan despertar, y, aunque al final me resulte un poco tópica la resolución de sus historias, personalmente me han encantado. 

Quizás lo peor de la novela sea que con pocas excepciones carece de una gran imagen que consiga ofrecer algo realmente novedoso en la visualización del terror. Es decir, las apariciones y visiones terroríficas resultan interesantes, introducidas con habilidad pero beben de unas descripciones que quizás resultan algo genéricas. La introducción de algunas imágenes rúnicas y algunas yuxtaposiciones de esta iconografía con la imagen de la ciudad de México, y las tradiciones populares, son quizás las imágenes conjuradas de forma más característica. Teniendo en cuenta las continuas referencias al cine (y en concreto al cine mexicano de terror) quizás  esa ausencia de un lenguaje visual más fuerte  y característico sea más notable.

Silvia Moreno-Garcia se ha convertido en una de las voces más interesantes del terror internacional, con una envidiable colección de novelas y premios, culminando (por ahora) con el gran éxito de su Gótico (incomprensible traducción del Mexican Gothic original) que arrasó en cuanto a nominaciones y premios en el año 2021. Se mueve habitualmente en un terreno que se mueve a veces más cerca de la fantasía urbana que de el terror, y así podemos ver que sus obras se han clasificado en varios géneros diferentes. En este caso Silver Nitrate (nitrato de plata, por el componente utilizado en el celuloide antiguo) cae más en el lado del terror, aunque algo de la descripción de los elementos sobrenaturales, y la continuidad y contraste entre las tradiciones folklóricas y el ocultismo, sigue manteniendo cierta ambigüedad genérica en este sentido. También ha trabajado como editora de Innsmouth Free Press, pequeña editorial que ha lanzado entre otro varias recopilaciones de material lovecraftiano no purista, como Sword and Mythos (2014), una amalgama con algunas piezas interesantes que algún día tendría que reseñar, o  Historical Lovecraft (2011).

Las historias de películas malditas siempre me han llamado la atención y por este blog ya ha pasado al unas cuantas, La Fiesta de Orfeo de Javier Marquez Sanchez, también era un tema presentado en la serie de aventuras de inspiración fílmica Sombras sobre Filmland para el Rastro de Cthulhu y también hay una película maldita en uno de los módulos de Berlín, la ciudad depravada. También debería mencionar la interesante novela Experimental Film de Gemma Files, que se mueve en el terreno además de la mitología eslava. En cierta forma esta es una evolución natural del tema del libro maldito, o en general del conocimiento prohibido que conduce a la perdición. Pero el cine, además, tiene su propia mística, y el hablar de la magia del cine, en sentido metafórico es ya un lugar común. Moreno-García aprovecha todos los recursos de esa magia, recurriendo a la habitual mezcla de referencias reales (a películas y directores reales del cine mexicano) con las ficticias, de forma que ambos universos, el literario y el real se superponen y, a veces, se confunden a lo que ayuda el uso de nombres para sus personajes ficticios que muchas veces reflejan o evocan los de otros reales.


Puntuación: 8/10

Comentarios