lunes, 6 de octubre de 2008

Cosas para leer: City of Gold and Lepers de Guy d'Armen, Jean-Marc y Randy Lofficier


Novela de aventuras publicada por Black Coat Press, una editorial especializada en publicar en inglés y para un público americano novelas populares francesas inéditas en dicho idioma, principalmente historias de ciencia ficción y aventuras de finales del siglo XIX y principios del XX. Pero en muchos casos no se limitan a hacer una traducción directa si no una adaptación. Sin poder leer los originales se hace imposible saber hasta que punto se ha alejado del original, en muchos casos además hay una intención clara de relacionar e incluso identificar a los poco conocidos personajes franceses con los más conocidos modelos anglo-americanos (así por ejemplo su Doctor Omega juega con la identificación de este con la primera encarnación de El Doctor)

En el caso de la novela que nos ocupa Jean-Marc y Randy Lofficier, reescribiendo a Guy D'Armen, intentan convencernos de que el Doc Ardan del título no es otro que el joven Clark Savage Jr. viajando con el apellido de su madre. En realidad ambos autores han utilizado a Doc Ardan para escribir sus propios pastiches al estilo de Doc Savage, recordemos que es un personaje que no ha entrado en el dominio público y que no son los únicos en hacer algo así. De la misma manera el Diabólico Natas, el villano de la función, es identificado al menos circunstancialmente con Fu Manchú.

El libro se abre con una sección que traza el árbol genealógico de los Ardan a través de la ficción francesa y americana, desde el Chavelier Ardent medieval hasta la compañera de Flash Gordon, Dale Arden, y por supuesto Michael Ardan de De la Tierra a la Luna. A mi personalmente me gustan esta clase de juegos literarios pero es un añadido que no afecta en demasía a la trama ni aporta nada a la lectura.

La novela en sí comienza en plena acción, el joven doctor Francis Ardan dirige una expedición con el objetivo de cartografiar el nacimiento del Río Amarillo o Huang He (hoy en la provincia China de Quinhay) que es atacada por un grupo bien armado de bandidos kirguíses. Aunque su grupo es exterminado Ardan consigue sobrevivir al quedar inconsciente y ser dado por muerto, solo, desarmado y sin suministros se arrastra en busca de ayuda. No quiero desvelar mucho más sobre la trama. Decir que se lee bien, aunque ocasionalmente algunas escenas demasiado tranquilas rompen completamente el ritmo. Los acontecimientos se suceden y lo que podría ser una novela de aventuras se transforma en algo parecido a la ciencia ficción cuando nuestro héroe llega a la Ciudad de Oro y Leprosos del título, la fortaleza científica del Doctor Natas. El lenguaje científico y las invenciones son sorprendentemente modernas en su concepción, incluyendo ordenadores (avance que raramente aparece en la ciencia-ficción de la época) sin embargo es posible que la causa de esta modernidad sea de nuevo la reescritura y la mano del matrimonio Lofficier.

En general se trata de un relato divertido, con algunas ideas brillantes y fácil de leer. Sin embargo al acabarlo me quede con las ganas de saber realmente que partes constituyen la novela original y en cuales han dejado los Lofficier su sello.


Publicar un comentario