jueves, 1 de enero de 2009

Cosas para leer: Demonios extranjeros en la Ruta de la Seda de Peter Hopkirk

Nos salimos de la tónica habitual del blog para comentar un libro diferente a los que hemos tratado hasta ahora, no se trata de un libro de ficción si no de un interesantisímo libro sobre la exploración del ramal norte de la ruta de la seda, específicamente el desierto de Taklamakán, durante las tres primeras décadas del siglo XX.

Esta obra se centra especialmente en las expediciones y las vidas de un grupo de aventureros europeos que mostraron al mundo una riqueza cultural desconocida pero que para ello no dudaron en utilizar el robo o el soborno para conseguir esas piezas arqueológicas: el sueco Sven Hedin, el británico (aunque nacido en Hungría) Sir Aurel Stein, el alemán Albert von Le Coq, el francés Paul Pelliot o el nortemaericano Langdon Warner (el cual por cierto es citado como el enésimo "personaje que inspiró Indiana Jones" en algunas fuentes) También dedica un par de capítulos al conde japonés Ôtani Kôzui y las expediciones financiadas por él, que muchos creen simples tapaderas para el espionaje. Las implicaciones morales de sus acciones no dejan de plantearse a lo largo del libro, que en cierta forma intenta justificarlas como necesarias para preservar una riqueza que si no habría sido destruida. El libro cuenta con unas pocas fotografías de la época pero recomiendo a quien lo lea que haga una búsqueda en Internet de algunos de los lugares mencionados para hacerse una idea de la belleza de localizaciones como la cueva de los mil budas de Mogao o de la desolación, hermosa también a su manera, del desierto.

El Taklamakán (que significa "entra y no salgas") es una región desértica muy inhóspita, sin apenas agua, con frío extremo y violentas tormentas de arena conocidas como kara-buran o huracán negro. Casi rodeado de montañas, los montes Kunlun al sur, la cordillera del Pamir y la de Thien Shan al norte y al oeste, simplemente llegar hasta allí es ya muy difícil. Aparentemente es un terreno incapaz de sostener ninguna población y la mayoría de los viajeros se desvían para evitar atravesar su corazón. Sin embargo en aquellos lugares donde puede encontrarse agua, los contados oasis, surgieron ciudades florecientes, donde se mezclaron influencias diversas (chinas, indias y helenísticas) para dar lugar a una cultura, propia y única. Estas ciudades con los siglos fueron destruídas por las guerras o abandonadas cuando el suministro de agua escaseo mientrs que otras nuevas surgieron en su lugar hasta que finalmente la mayoría languidecieron y desaparecieron cuando el ramal Norte de la Ruta de la Seda perdió su importancia, incluso si hemos de creer las leyendas locales algunas fueron arrasadas por la furia de los dioses.

Así a principios del siglo XX esta antigua cultura había sido prácticamente olvidada, sus ciudades (que cálculos fantasiosos cuentan por centenares) yacían bajo la arena esperando a ser descubiertas. Hay que tener en cuenta que aún hoy quedan muchos misterios que desvelar sobre esta antigua región, en ella se han descubierto momias de hasta 4000 años de antigüedad, y muchas cosas que desconocemos sobre sus antiguos pobladores, como por ejemplo el misterio que rodea al antiguo pueblo tocario.

El libro por supuesto está lleno de información jugosa de toda clase, desde las discusiones académicas en torno a los descubrimientos y la historia de un fraude fenomenal que llevó a los museos europeos a comprar cientos de manuscritos completamente falsos hasta la narración pormenorizada de distintos episodios de la exploración y excavación de la región o los movimientos diplomáticos y políticos en torno a ella (no debemos olvidar que este área era pieza fundamental en el Gran Juego entre Rusia y Gran Bretaña) Aunque es un libro relativamente corto, unas 300 páginas, el nivel de información es muy elevado y puede ser denso en ocasiones.

Personalmente creo que los libros de aventuras reales son una buena aportación para cualquier master o narrador de rol, en cualquier género en que el jugador contra el entorno puede constituir una parte importante de la aventura. Leer sobre las dificultades, las penurias y los verdaderos problemas de atravesar un macizo montañoso, una jungla o un desierto es un buen antídoto contra la trivialización de lo imposible que es tan común en mucho material de juego o en el cine de los últimos tiempos. El angustioso relato de lo que sucedió en la primera expedición de Hedin cuando olvidaron comprobar el nivel de agua en una de sus paradas para repostar y que casi causo la muerte de todos ellos es un ejemplo escalofriante de lo que "fallar una tirada de supervivencia" puede significar en realidad o de los peligros de viajar sin un buen mapa. También los jugadores podrían obtener una buena experiencia leyendo algunos de estos libros especialmente por los pequeños detalles sobre supervivencia que siempre pueden dar color a un personaje explorador.

Aunque la narración del libro se detiene en 1925, fecha a partir de la cual las expediciones arqueológicas se hicieron muy difíciles en la zona y el gobierno Chino comenzó a preocuparse por lo que los europeos estaban haciendo allí, el lugar sigue teniendo un gran interés durante toda la era pulp, incluyendo la breve independencia en 1933 y la expedición china de castigo de 1934.

Algunos de los sitios arqueológicos descritos pueden convertirse fácilmente en lugares de aventuras, especialmente si se introducen las leyendas locales sobre maldiciones, espíritus guardianes y grandes tesoros guardados en dichas ruinas. Por ejemplo Las misteriosas expediciones de los hombres de Ôtani pueden interpretarse fácilmente en un entorno de ficción como una búsqueda de reliquias sagradas análoga a la de los nazis en las películas de Indiana Jones .

Pese al gran interés que este área puede presentar apenas ha sido utilizada por los juegos de rol. Hay algunas referencias a la Ruta de la Seda en el GURPS Places of Mystery, aunque dedica más atención a Samarcanda, ciudad situada más al oeste que el área a la que nos referimos ahora, mientras que el Hero Pulp da más importancia a los movimientos políticos antes citados en una breve nota al margen.
Publicar un comentario