domingo, 16 de abril de 2017

Escocia en la época de Solomon Kane: Los Sinclair (Clanes)

Armas tradicionales de los Sinclair
Los Sinclair (Mac na Ceardadh literalmente "Hijo del artesano") son un caso extraño, de origen normando y con dos ramas separadas, una con dominios en las Tierras altas y otra con un señorío en las cercanías de Edimburgo, en plenas Tierras bajas. La grafía del nombre varía mucho y algunas ramas prefieren aún otras formas (St. Clair, St. Clare y otras) Como otros clanes existen diversas ramas secundarias (Sinclair de Thurso, Sinclair de Keiss, etc.)

Diversas leyendas e historias extrañas están asociadas a los Sinclair: hay quien asegura que Henry I Sinclair, conde de Orkney (c.1345-c.1400) realizó viajes de exploración que lo llevaron hasta las costas de América, otros destacan la conexión de los Sinclair con la futura francmasonería y los asocian con los templarios (pese a que las fuentes determinan que el Sinclair de Roslin de entonces declaró contra los templarios en 1309) e incluso hay leyendas que tildan a los Sinclair de protectores del Santo Grial (o del linaje de Jesús).

Según la historia del clan Guillaume el Decoroso Saint-Clair o Sancto Claro llegó a las islas británicas junto a Guillermo el Conquistador, pero por algún motivo partió hacia Escocia junto con Margaret de Wessex (luego canonizada como Santa Margarita de Escocia),  personaje de sangre real sajona que en 1070 contrajo matrimonio con Malcolm III de Escocia.

Miembros del clan Sinclair han caído en todas las guerras de Escocia, destacando su papel en la batalla de Bannockburn o en la más reciente de Solway Moss; algunos han tenido destinos más exóticos, como William Sinclair que murió luchando contra los musulmanes en Granada en 1330 (formando parte de un grupo de caballeros cuyo objetivo era llevar el corazón embalsamado de Robert Bruce a Tierra Santa).

El título original del jefe de la familia fue del de Barón de Roslin (o Rosslyn), muy cerca de Edimburgo, pero posteriormente recibieron  también los títulos de condes de Orkney (entre 1370 y 1470) y condes de Caithness (desde 1455). La villa más importante de la región de Caithness es Thurso (Innbhir Theórsa) que fue un importante asentamiento vikingo (de ahí su nombre, que se refiere al dios Thor)  que destaca por sus tenerías y su producción de telas (además de ser un importante puerto pesquero). 

El primer conde  de Caithness, William Sinclair (1410-1485)  dividió las tierras familiares de forma un poco peculiar: a  su hijo mayor de su primer matrimonio (al que odiaba), William, le entregó únicamente el castillo de Ravenscraig (en Fife) y el título de Lord Sinclair; al hijo mayor de su segundo matrimonio, Oliver, le entregó el título de Barón de Roslin y, finalmente, al segundo hijo de este segundo matrimonio, también llamado William, le entregó el condado y la jefatura del clan. Nos centraremos en esta última rama, que es la más vinculada a la Tierras Altas.


La fortaleza principal del clan es el castillo de Girnigoe, una impresionante fortaleza costera construida a finales del siglo XV sobre un promontorio rocoso y que será asediada por el conde de Sutherland en 1588. En 1606 el nombre del castillo será cambiado oficialmente a castillo Sinclair. Las rutas por tierra que entran en Caithness son consideradas agrestes y peligrosas, especialmente la carretera que cruza el macizo granítico conocido como el Ord de Caithness, que marca la frontera con Sutherland.

Mantienen una tradicional enemistad con los Sutherland y han tenido también problemas con los Campbell y los MacKay cercanos. Los Gunn son aliados tradicionales, pero a partir de 1586 esta alianza se resiente cuando tanto los Sutherland como los Sinclair atacan a este clan a quien acusan de saqueos y robos en sus tierras.

Jefes del clan Sinclair
George Sinclair (Seóras Mac na Ceardadh)  4º Conde de Caithness (m. 1582)
El conde de Caithness se opuso en el Parlamento a la reforma de la iglesia escocesa en 1560 y su familia continuó siendo católica durante siglos. Participó en el tribunal que juzgó el asesinato a Lord Darnley (el primer esposo de María Estuardo) en 1567.

Durante su gobierno  debió lidiar con su hijo mayor, John, señor de Barriedele (c. 1543-1575). Además de intentar hacerse con el título sublevándose contra su padre, John fue responsable de acentuar el conflicto con los Sutherland cuando prendió fuego a una iglesia en Dornoch, donde se habían refugiado unos miembros de la familia Moray, dependiente de aquellos.. Una versión de la historia cuenta que después de esto fue retenido en el castillo de Girnigoe hasta su muerte; se dice que sus carceleros le daban de comer ternera muy salada y le limitaban el agua, enloqueciéndole por la sed.

Pero el conflicto con los Sutherland, pese a intentos de pacificación, se acentuó en los últimos años de su gobierno aún más por conflictos dinásticos y por una lucha de poder por los cargos de sheriff y justicia de la región, que se disputaban ambas dinastías. Además el conde de Sutherland, Alexander Gordon, repudió en 1573 a su esposa, Barbara Sinclair (la hija del conde) para casarse con una Campbell.

George "el Malvado" Sinclair (Seóras Mac na Ceardadh), 5º Conde de Caithness (1566-1643)
Nieto del anterior, e hijo de John, fue un personaje polémico y entregado a saqueos, feudos y razzias contra sus vecinos. También fueron bien conocidas sus grandes deudas, que quizás fueran causa principal de esta actitud depredadora.

Su jefatura, recordemos con sólo 16 años, comenzó con el asesinato de David e Ingram Sinclair, dos miembros del clan que, supuestamente, habían participado en la prisión y tortura de su padre. Según la tradición local el crimen tuvo lugar durante la boda de la hija de Ingram.

A mayor escala su gobierno vivió la continuación del conflicto con los Sutherland, que se caracterizo por grandes expediciones de saqueo en las tierras de uno y de otro. En 1590 George Sinclair dirige a las fuerzas de su clan en una invasión de Sutherland, pero fue detenido y repelido en la batalla, más bien escaramuza, de Clynetradwell.  Al volver a sus tierras descubrió que lo MacKay habían aprovechado su ausencia para saquear las tierras desprotegidas.

En 1616, fuera ya del alcance de estas entradas, sería declarado proscrito y tendría que refugiarse en las Shetland a la espera de ser perdonado. 
Publicar un comentario