miércoles, 18 de febrero de 2009

Bestiario: momias.


Bienvenidos a un nuevo tipo de artículo para este blog, en ellos intentaré reunir información (sobre todo trasfondo) más o menos útil, espero, para introducir diversos seres sobrenaturales en las campañas pulp. Por supuesto estos muchos, o todos, estos seres sobrenaturales pueden ser inadecuados para determinadas campañas (detectives, aviadores,...)  Aunque en realidad pueden tener cabida en cualquier género con un componente "extraño" de todas maneras recomiendo usarlas con cierta precaución, nada destruye más su poder de sugestión que demasiado tiempo de exposición.

Aunque usualmente, cuando hablamos de momias, nos referimos a las egipcias en realidad una momia es cualquier cadáver que, por causas naturales o por la intervención humana, ha sido preservada en gran medida de los efectos destructivos del tiempo y la putrefacción. Las técnicas para preservar los cadáveres han cambiado mucho a lo largo de la historia y de la geografía, utilizando diversos elementos químicos, técnicas quirúrgicas y, muy a menudo, también hechizos y técnicas mágicas. Es por ellos que en ocasiones estos cuerpos sorprendentemente conservados pueden verse poseídos de una nueva vida, o un remedo de vida, que puede poner en peligro a los aventureros e investigadores que intenten desvelar los secretos de las antiguas civilizaciones que los dejaron tras de sí.

Consideraciones generales.En la mayoría de los casos los cuerpos momificados humanos no están más "predispuestos" a alzarse de sus tumbas que cualquier otro cadáver, aunque como aquellos pueden ser animados por brujos y necromantes. Un cuerpo momificado está tan muerto como cualquier otro.

Para crear una auténtica momia viviente es necesario realizar rituales y conjuros especiales. Estos rituales reciben distintos nombres, por ejemplo en Egipto eran conocidos como Hom-Dai, y guardan diferencias culturales y regionales que explican las diferentes tipologías de momias. Lo normal es que se practiquen con una intención de castigo, por crímenes relacionados con la religión o el poder político. Mediante estos ritos una parte del alma del difunto queda atrapada en el cuerpo en lenta descomposición de la momia en una lenta agonía mental y física.

La mayoría de los así condenados pierden casi completamente su personalidad y su autonomía durante el proceso, dando lugar a lo que se denominaremos una momia guardiana o menor (ya que a menudo se utilizan como guardianes de lugares sagrados o impíos) Algunos individuos, normalmente instruidos en el uso de la magia, pueden sin embargo conservar parte de sí mismos, sus recuerdos y personalidades, tras el ritual. En caso de despertar pueden provocar verdaderos desastres entre los vivos pues no pierden, o incluso ven incrementados, sus poderes mágicos, unidos ahora a la resistencia sobrenatural del cuerpo de la momia.

Es posible también que algunos nigromantes realicen voluntariamente estos u otros rituales parecidos para convertirse ellos mismos en momias dotándose de una desagradable vida post-mortem. Estos dos tipos de momia comparten rasgos, poder mágico, independencia de su personalidad... y a efectos generales pueden considerarse idénticos.

Una momia puede soportar una cantidad ingente de daño, sin sentir dolor de ninguna clase, y es especialmente resistente a heridas de tipo punzante, ya que al carecer de vasos sanguíneos y órganos que puedan ser dañados estos golpes tienden a atravesarlos sin causar demasiado efecto. En contraste las momias no son capaces de curarse naturalmente y, si no es por medio de la magia propia o de otros, se ven condenadas a portar eternamente la huella de las heridas recibidas hasta la desintegración total. Una momia de tipo guardián es totalmente inmune a los efectos psicológicos como la intimidación y a las formas normales de control mental (como la hipnosis) En muchos casos, especialmente en los ejemplares de momias menores, la fuerza del conjuro y la fuerza vital de la momia se encuentran contenidas en un amuleto, papiro o inscripción que de ser destruida puede romper la unión entre el cuerpo y el fragmento de alma que anima el cadáver.

Aunque cada momia hechicera es un ser individual, y debe ser tratado y diseñado como tal, he aquí una breve lista de efectos comunes asociados a su magia (y algunas ideas de como representarlo con las reglas)
- Control de alimañas adecuadas a su entorno nativo, sean ratas, escarabajos, arañas, escorpiones... (Equivalente al stunt minions)
- Adquirir aspecto humano (como usos de disfraz, dentro de la habilidad Deceit, pero con Mysteries)
- Momificación instantánea (ataque a distancia utilizando Mysteries para el ataque)
- Control sobre los elementos y el clima (permite utilizar la habilidad mysteries para declarar aspectos relacionados con las condiciones climatológicas)
- Capacidad de convocar otros servidores no-muertos de menor poder(de nuevo el stunt Minions)

Momias egipcias.
En un principio la momificación era un "lujo" sólo permitido a los faraones y a sus más cercanos colaboradores, pero según avanzó el tiempo se convirtió en algo al alcance de cualquiera que pudiera pagar el proceso. Esto, unido a los largos siglos en que esta práctica se llevó a cabo significan que el número de momias egipcias es muy elevado y museos de todo el mundo occidental poseen colecciones de momias más o menos amplias, pero además otras eran exhibidas en mansiones privadas o incluso en espectáculos itinerantes de dudoso gusto. Además de las momias humanas también se confeccionaban momias animales, especialmente de animales sagrados como los gatos o los cocodrilos consagrados en los templos.

Siendo una práctica que varió significativamente durante los siglos es imposible describir brevemente todas sus variantes así que nos limitaremos a indicar una serie de rasgos muy generales. El cuerpo era secado utilizando natrón y otras sales naturales. Normalmente se llevaba a cabo la evisceración, siendo originalmente los órganos abdominales conservados junto al cuerpo en unos recientes llamados vasos canopos. El cerebro se extraía también a través de la nariz y era desechado sin más. El corazón, sin embargo, era colocado de nuevo en el cuerpo. El cadaver era envuelto en tiras de lino y se colocaban entre la tela abundantes conjuros y amuletos destinados a proteger al difunto en su viaje al otro mundo y proteger al cuerpo de los saqueadores. Dependiendo del estilo concreto de momificación, la posición de los miembros o el método utilizado, normalmente se puede situar cronológicamente la momia con cierta precisión.

Hay testimonios que afirman que toda clase de momia de origen egipcio siente verdadero terror ante la presencia de un gato, y que estos pueden servir como protección frente a sus ataques. Si esta protección es de naturaleza mágica o sólo psicológica (debido al carácter sagrado de los gatos en Egipto) es algo que no ha sido determinado. Las momias egipcias son particularmente inflamables debido a las técnicas utilizadas y al lino de sus vendas. También se dice que el libro de Thot contiene hechizos muy poderosos capaces de destruir completamente una momia o incluso de resucitar a un fallecido a partir de su cuerpo momificado.

Momias hiperbóreas.
Aunque los restos arqueológicos vinculados a esta supuesta cultura prehistórica son escasos ha habido por lo menos dos hallazgos de momias que bien sus descubridores bien estudiosos posteriores han calificado de hiperbóreas (aunque sin conseguir reconocimiento académico) tal es el caso del cuerpo encontrado por la desgraciada expedición Cavendish de 1903 y que desapareció misteriosamente a las pocas semanas del regreso de los supervivientes de ese fracasado asalto al polo y de la que sólo se conservan algunas fotografías borrosas. Otra pretendida momia hiperbórea fue exhibida durante un tiempo en el museo americano de P.T. Barnum pero fue destruida en el incendio que sufrió dicha exhibición en 1865. Los escasos estudios realizados sobre ellas hacen difícil afirmar nada sobre sus características anatómicas o las técnicas utilizadas.

Creemos que en gran medida las momias hiperbóreas deben su conservación más a las peculiares condiciones climáticas (el frío extremo que significó el fin de su civilización) que a prácticas conscientes de momificación. La magia juega también un factor fundamental en estos casos: era, al parecer, creencia generalizada entre los hiperbóreos que los hechiceros y brujos eran capaces de volver de entre los muertos y alzar sus cuerpos de nuevo a un simulacro de vida, suponemos que con malignas intenciones; para evitarlo se grababa en las entradas de sus tumbas un símbolo que se ha identificado con el llamado Pentágono Pnakótico (cuya imagen aparece al lado de este párrafo) y se cree que dicho diseño puede hacer huir o incluso destruir a uno de estos antiquísimos seres no-muertos.

Estas momias normalmente poseen sus propios poderes mágicos pero sus cuerpos, una vez privados del frío y la sequedad que los conservó originalmente, tienden a descomponerse de nuevo, volviéndose más frágiles que otros tipos de momia animada. Por otra parte es posible que, teniendo en cuenta las oscuras magias que manejaban estos brujos hiperbóreos, relacionadas con el oscuro culto a Tsathoggua, los cuerpos de algunos de estos hayan sido cambiados en algo no completamente humano y quizás similar a los seres denominados Semillas Informes.

Momias en la América antigua: Norte y centro América.
Diversas culturas precolombinas realizaron esfuerzos en el campo de la preservación de los muertos, sin llegar a la elaboración técnica de los egipcios. En muchos casos sus esfuerzos estaban condenados por el clima tropical, completamente contrario al más apropiado para dicha conservación.

Debo corregirme a mi mismo sobre una anterior información sobre que no existen momias aztecas: aunque lo normal entre ellos era la incineración aquellos individuos que perecían ahogados o alcanzados por un rayo, considerados consagrados al dios Tlaloc, podían ser efectivamente enterrados. En estos casos, y en las condiciones ambientales adecuadas, algunos cuerpos fueron momificados de forma natural.

Las momias mesoamericanas (Olmescas, Toltecas, Mayas...) solían ser desecadas utilizando grandes cantidades de sal y después almacenadas en cavernas naturales o artificiales excavadas con ese fin. En ocasiones se les proporcionaban vistosas máscaras mortuorias que cubren sus rostros. Estas momias, al contrario que las egipcias, no están cubiertas de vendajes ni son particularmente inflamables, pero si comparten la resistencia al daño físico de sus contrapartidas del país del Nilo. Eran enterradas con amuletos que pueden contener la clave de su resurrección y por tanto acabar con su remedo de vida al ser destruidas. Los mayas por ejemplo introducían en la boca de los difuntos un puñado de maíz y un amuleto de jade. Aunque cualquier clase de momia puede transmitir enfermedades infecciosas al herir a un oponente vivo esto es especialmente común entre esta categoría de momia, en muchos casos se trata de variantes especialmente cruentas de enfermedades tropicales.

También en esta región se ha hablado ocasionalmente de templos y momias más antiguas, no relacionadas con los actuales habitantes de la región. En concreto von Juntz habla de una construcción megalítica a la que denomina el Templo del Sapo, situado en la actual Guatemala (o Honduras) pero, aparte de apuntar a su increíble antigüedad y hacer algunas veladas insinuaciones no da mucho más detalles (al menos en la edición de la Goblin Press de 1909 que es la que he podido consultar para esta entrada) Por otro lado el nombre del templo puede indicar también una relación con Tsatthoggua (a menudo representado con forma de sapo monstruoso)

Un caso muy peculiar de momia precolombina relacionada con estos ejemplares mesoamericanos fue la encontrada por Stephen Bishop, uno de los guías del gigantesco sistema de cavernas conocido como Mammoth Cave en Kentucky en 1835. Las declaraciones de los que dicen haber visto a esta momia afirman que se trataba de una figura humana colocada en posición fetal, adornada con un tocado de plumas de quetzal y otras decoraciones típicamente mesoamericanas. Aún hoy seguimos sin poder explicar como habría llegado dicho espécimen tan al norte y muchos historiadores consideran la historia una mera leyenda alimentada por el propietario de la cueva. En estas cavernas se han encontrado indiscutiblemente otros restos humanos precolombinos momificados pero ninguno tan misterioso como este.

Momias en la américa antigua: Sudamérica.
Gran parte de Sudamérica sufre las mismas condiciones poco favorables para la momificación que se han mencionado antes para América central, pero también cuenta con otras áreas, principalmente la costa peruana y las cumbres andinas que cuentan con la humedad, temperatura y altitud adecuada para que este proceso se produzca de forma natural. Algunos de estos cuerpos conservados por acción natural han sido encontrados en pequeñas construcciones de alta montaña, posiblemente altares, tratándose de niños o jóvenes de corta edad. Según varios antropólogos nos encontraríamos ante sacrificios humanos ofrecidos a los dioses de las montañas para apaciguarlos o asegurar su protección.

Los emperadores Incas y sus esposas principales, las Qoyas, eran también momificadas y conservadas en unos edificios en Cuzco con sirvientes nobles que incluso les llevaban comida y bebida. Estas momias imperiales se perdieron durante la conquista en circunstancias diversas (no es que los conquistadores estuvieran muy interesados en la conservación arqueológica) Un día al año, durante el festival del sol (Inti Raymi) estas momias eran sacadas y paseadas por las calles. La palabra quechua para cualquier resto momificado es mallki que también tiene el significado de "germinación".

Se sabe de muy pocos casos en que esta clase de momias hayan vuelto a la vida y ninguno ha llegado a mis manos que tuviera lugar durante la "era pulp". En un caso muy posterior, registrado en California en torno al año 2000, una momia inca de una chica joven (aunque al parecer momificada artificialmente) fue capaz de manifestar poderes de rejuvenecimiento aparente y absorción vampírica de vida antes de ser detenida y destruída.

En Sudamérica también debemos mencionar las momias de la llamada cultura de Chinchorro, desaparecida en torno al 4000 a.c. y originaria de la zona fronteriza entre Chile y Perú. Se cree que entre este pueblo el proceso era generalizado y que todos los muertos lo recibían, incluídos niños pequeños. Se trataba de un pueblo con una tecnología muy simple, semi nómadas que vivían principalmente de las riquezas que les ofrecía el mar. Durante la existencia de esta cultura se desarrollar diferentes técnicas de momificación, una de ellas consistía en extraer todos los tejidos blandos del cuerpo y, tras reforzar el esqueleto con varillas de madera, rellenar de nuevo la piel con diversos materiales. Todo el cuerpo a continuación de pintaba de color rojo ocre y el rostro se cubría con una máscara. Igualmente no se han encontrado testimonios de ataques por este tipo de momias pero es imposible descartarlo totalmente.

Europa septentrional: Los cuerpos de los pantanos (un caso aparte)
Se trata de una serie de cuerpos encontrados en el fondo de diversos pantanos en Dinamarca, norte de Alemania y las Islas Británicas (he tenido noticia del hallazgo de un cuerpo similar recientemente en Asturias, aunque su existencia sólo ha sido reconocida extraoficialmente por representantes académicos, debido a ciertos incidentes subsiguientes poco aclarados)

La llamada mujer de Haraldskær, un cuerpo encontrado en 1835 en Dinamarca, fue uno de los primeros cadáveres de este tipo descubiertos y estudiados en época moderna. En un primer momento fue identificada con una reina medieval por lo bien conservado del cuerpo pero hoy se le da una fecha mucho más antigua del siglo V b.c. Muchos de estos cuerpos se cree que fueron víctimas de sacrificios rituales y una proporción importante muestra señales de haber sufrido muertes violentas, a menudo por estrangulación. Las fechas de muerte de estos individuos se sitúan en un amplio abanico entre el 1400 a.c. hasta el siglo segundo o tercero antes de la era.

Los expertos en ciencias ocultas que hemos consultado consideran que en estos casos la reanimación, si es que tiene lugar, se produce por efectos análogos a los de un espectro (es decir manifestaciones causadas por los sentimientos extremos producidos en el momento del deceso) siendo el cuerpo simplemente el material más adecuado para su manifestación. Esto significa que aunque el cadáver pueda ser destruido, el espíritu puede continuar activo o incluso ocupar otro "vehículo" para manifestar su conciencia.

Nota: si es más adecuado para el tono de tu campaña puedes considerar sustituir las referencias a magia por referencias a ciencia extraña o no humana y a fenómenos psíquicos si resulta más propio del vocabulario y la iconografía propia de la ambientación (y es algo con su propia tradición dentro de los pulps)


Publicar un comentario