sábado, 21 de julio de 2012

Cosas para leer: Gods of Opar: Tales of Lost Khokarsa por Philip Jose Farmer y Christopher Paul Carey


Por fin, tras  casi veinte años desde la publicación del primer volumen de la saga, llega la conclusión de la saga prehistórica sobre Opar, y el perdido imperio de Khokarsa, de la que ya he hablado en este blog. Corren buenos tiempos para el lector de Farmer, gracias a la aparición de este tomo por parte de Subterranean Press y a la reedición de varias de las obras más importantes del autor gracias a Titan Books; es una pena que esta disponibilidad no se extienda a las versiones castellanas, donde todavía esperamos la continuación de la publicación de Mundo del Río, por parte de la Factoria.

Este grueso volumen, realmente me lleve una sorpresa al verlo, reune en las tres novelas, las dos primeras, escritas únicamente por Philip Jose Farmer y esta tercera terminada por Christopher Paul Carey. El aspecto del libro es realmente bueno, solida tapa dura bastante sobria pero con una sobrecubierta bellamente ilustrada por Bob Eggleton. También incluye la ya conocida cronología de Khokarsa y nuevas versiones de los mapas, que nos permiten situar las aventuras en  esta fantástica África prehistórica. La edición limitada, además, incluye como contenidos adicionales el resumen original de Farmer de esta última historia y unos artículos sobre diferentes elementos de la civilización khokarsiana (idioma, calendario y flora de la región), aunque no puedo decir mucho más  sobre estos añadidos, que no he leído. Además de esta novela Carey ha escrito otras historias ambientadas en la misma época prehistórica, al menos la historia corta Kwasin and the Bear God (aparecida en Worlds of Philip Jose Farmer vol. 3) y la novela Exiles of Kho apunto de aparecer de la mano de Meteor House.

Se podría decir que Song of Kwasin representa no tanto una continuación de la trama principal de las novelas anteriores, la historia de Hadon y Lalila, si no que toma una pequeña desviación para ofrecernos la conclusión final del conflicto político que esta planteaba de fondo. Mientras que en las  novelas anteriores el protagonista indiscutible es el apolineo Hadon, un héroe en el sentido clásico del término, en este caso la trama sigue a Kwasin, un personaje con aspectos algo más oscuros, más imperfecto,  que aúna su fuerza descomunal con unas apetencias igualmente inmoderadas, que le provocan más de un quebradero de cabeza.

El conflicto que en las novelas anteriores se va fraguando, mientras las fuerzas del rey loco Minruth se fortalecen, estalla en esta, con resultados devastadores. El conflicto eleva a Kwasin, sin esperarselo, al trono de Dythbeth, su ciudad natal, y pasa a convertise en figura central en la guerra por el destino del imperio.  Poco más se puede contar sin destripar la evolución de la trama, que de forma frenética presenta situaciones y personajes, o recupera otros aparecidos en las anteriores novelas, sin dejar un minuto de descanso.

Una magnífica novela de aventuras que además ofrece una ambientación de baja tecnología con sus particularidades únicas. Recuerda en tono a las ambientaciones de tipo espada y brujería aunque aquí la verdadera magia, más allá de una difusas profecías y visiones, parece estar ausente. El personaje principal también recuerda a otros héroes de este género y comparte con ellos su exultante vitalidad y su tendencia a meterse en problemas.

Publicar un comentario en la entrada