domingo, 23 de octubre de 2016

Cosas para leer: Escuadrón Suicida, desde las cenizas. de John Ostrandeer, Javier Pina, Jesús Saiz y Robin Riggs



La campaña promocional, y de aprovechamiento, del estreno del último intento, por el momento, de Warner/DC de conseguir un gran éxito en la gran pantalla ha multiplicado en nuestras librerías la oferta dedicada al Escuadrón Suicida, en sus varias encarnaciones. Aunque la mayoría de estos últimos lanzamientos se dedican a la última versión del grupo, la más cercana a la de la película, o a Harley Queen  también ha servido para que se edite en España esta miniserie originalmente aparecida en 2007 en que John Ostrander (el arquitecto principal de la época clásica del Escuadrón) vuelve a tratar con el grupo.

El Escuadrón Suicida es, en la versión establecida  tras las Crisis Infinitas en la miniserie Legends, un grupo de supercriminales que el gobierno de los Estados Unidos utiliza, a cambio de una reducción en sus condenas, para realizar misiones peligrosas y, a menudo, de moralidad más que dudosa. Al mando del mismo se encuentra Amanda Waller, una dura burócrata llena de recursos con una apariencia y personalidad poco común en el comic de superhéroes. Y la colección subsiguiente fue también una que rompía moldes, entre otras cosas porque Ostrander supo crear una sensación de que cualquier cosa podía pasar, de que el Suicida del título no era únicamente un reclamo si no que realmente estos personajes se jugaban la vida en cada misión.

Esta historia en ocho partes utiliza varios saltos en el tiempo para narrarnos los cambios en el grupo a través de un periodo de dos años (en tiempo ficticio) desde la desaparición de Rick Flag en una misión hasta el momento actual. Uno de los pocos puntos negativos del tomo sea que la cantidad de personajes, clásicos y nuevos, algunos de ellos muy poco conocidos, resulte por momentos algo confusa. 

El guión combina acción superheroica, con ocasionales toques de violencia más cruda o realista, con el desarrollo de las relaciones entre los personajes, nuevos y viejos, y los giros de traiciones, mentiras y secretos de las mejores historias de espías. Las distintas motivaciones de los personajes, aquellos que buscan realmente la redención y otros que sólo están forzados a unirse al grupo, sirven para presentar una serie de voces distintas y bien diferenciadas, aunque quizás algunos de los que tienen una presencia más breve quedan un poco desdibujados. Resulta particularmente interesante el desarrollo del personaje de el General y, por supuesto, Amanda Waller que se construyen como los ejes en torno a los cuales giran los demás personajes, con sus tramas particulares y sus dramas personales.

Como dibujante principal el español Javier Pina es muy bueno, tanto en las escenas de acción como en las más tranquilas gracias a su trazo fluido y limpio. La habilidad para dibujar cuerpos y rostros bien diferenciados le ayuda en la tarea en una serie con tantos personajes. Es una pena que en determinados momentos tenga que ser sustituido por el también español Jesús Saiz, que no desentona demasiado del trabajo de su compañero, y el entintador Robin Riggs, cuyo estilo si rompe con la unidad estética de la miniserie. 

Puntuación: 8/10
Publicar un comentario