sábado, 29 de octubre de 2016

Cosas para (re)leer: La maldición de los Dain Dashiel Hammet



 Hace tiempo que me propuse ampliar el espacio dedicado en el blog a la novela negra, en su aspecto más pulp, pero en general ha sido un tema menos tocado que la aventura sobrenatural o el terror, quizás porque mis preferencias personales tienden más al fantástico que al realismo. Intentando solventar en parte este descuido/olvido ¿qué mejor que reseñar brevemente algunos de los clásicos disponibles en nuestras estanterías? 

La maldición de los Dain fue originalmente publicado en forma de serial en la revista Black Mask (entre 1928 y 1929). Esta estructura serializada se deja sentir en la versión final con sus recapitulaciones, su suspense  y sus soluciones parciales antes del verdadero final. Black Mask puede considerarse en muchos sentidos la cuna de la novela negra, ya que en sus páginas no sólo escribió Dashiel Hammet si no también el mismo Raymond Chandler. 

Lo que en un principio parece un simple caso de robo de diamantes se complica con secretos familiares, maldiciones, estrafalarias sectas californianas y asesinatos. En realidad se trata casi de tres historias distintas, con tres ambientaciones diferentes, que comparten a los mismos protagonistas y un hilo conductor, la maldición del título, para ofrecer un final que une todos los elementos dispares y nos hace replantearnos lo narrado hasta el momento. Junto con rasgos que se convertirán en característicos del hardboiled se ve la influencia de la novela-enigma o de la "Weird Menace".

El papel protagonista lo ocupa el "Agente de la Continental", un personaje del que nunca descubrimos su verdadero nombre y en el que lo poco que descubrimos sobre su aspecto (de mediana edad, en mala forma,..)  se aleja de lo que consideraríamos típico, pese a ser prácticamente el primer exponente de su clase. Todo está narrado desde su punto de vista y sus dudas y vacilaciones, especialmente cuando él mismo es incapaz de distinguir verdad de alucinación, son las nuestra. El mismo texto trata varias veces sobre la imposibilidad de descubrir realmente la verdad o de comunicarla. Sin embargo Hammet si sabe dotar al personaje del suficiente realismo y credibilidad, quizás gracias a su propia experiencia como detective para la Agencia Pinkerton entre 1915 y 1922.
Esta es, posiblemente, la historia de Hammet que más interés tiene para los amantes del fantástico, con elementos que, aunque explicados posteriormente, en la mejor (o peor) tradición de la "Weird Menace", permiten imaginar una conclusión diferente a esto misterios.

Existe, no he podido ver más que algunas fotografías, una versión realizada para televisión en 1978 de esta historia, en forma de miniserie de 5 horas. Con James Coburn en el papel del Agente de la Continental, con un gran parecido con el mismo Hammet, y Nancy Addison, como la torturada heredera Gabrielle Leget. 

Personalmente no me parece una historia tan redonda como El Halcón Maltés, o tan efectiva como Cosecha Roja, por citar las más conocidas del mismo autor, pero es un buen lugar para descubrir a uno de los autores fundamentales de este género jugando con los límites del mismo antes de que las "reglas" estuvieran firmemente establecidas. También toca de pasada otros temas interesantes, como el mundo de las sectas de moda en la Costa Oeste, o las diferencias raciales preeminentes en la California de los 30, con sus buenas familias blancas y sus sirvientes de raza negra y los paupérrimos poblados de trabajadores mejicanos.

Puntuación: 6/10
Publicar un comentario