domingo, 12 de marzo de 2017

Cosas para ver: Kong: la Isla Calavera


Aunque la nueva película de Kong se sitúa fuera del  marco temporal pulp supongo que por su origen y evidente vinculación no representa una gran ruptura sobre la linea general del blog.

La película se abre con un breve prólogo en 1944, cuando dos pilotos, un americano y un japonés, se estrellan en un lugar selvático, pero enseguida saltamos al presente narrativo. Corre en año 1973 y las tropas americanas se retiran de Vietnam, pero un pequeño grupo de pilotos de helicóptero, bajo el mando del coronel Preston Packard (Samuel L. Jackson), son escogidos para una misión un tanto peculiar: explorar una isla recién descubierta en el Pacífico Sur. Junto a ellos un puñado de científicos, entre los que destacan William Randa (John Goodman), una fotógrafa antibelicista (Brie Larson) y un ex-SAS (Tom Hiddleston) contratado como explorador y experto en supervivencia. 

Personalmente me gusta la forma en que se monta la expedición y como va presentando a los personajes y se perfila algo de la situación, política y bélica, del momento. Pero una vez llegan a la isla  es sobre todo acción: peleas entre monstruos extraños, carreras por la jungla, más monstruos extraños, más carreras,  más peleas, explosiones,... con poco tiempo para la exposición o el desarrollo de personajes. Es entretenida, espectacular y crea algunas imágenes realmente magníficas por el camino pero no hay mucho más que decir sobre ello.

Los actores en general cumplen, eficientemente pero sin lucirse, destacando quizás la locura interpretada por Samuel L. Jackson (aunque fundamentalmente sigue siendo Samuel L. Jackson vestido de militar) o la melancolía de Toby Kebell (como el mayor Jack Chapman). El humor hace su aparición a menudo, especialmente tras la aparición del personaje de John C. Reilly. Los nativos de la isla son presentados en una luz más positiva que la película original, y mucho más que los "orcos" que poblaban la Isla Calavera de Peter Jackson, pero tienen un papel menor y fundamentalmente pasivo. 

Una de las bazas que aprovecha de la película es la banda sonora de la época, canciones que son utilizadas para dar contenido emocional, o crear contraste humorístico, a algunas escenas, aunque a veces parece demasiado forzado. Cierto que son una gran colección de temas, incluyendo un sorprendente Bowie junto con otros más previsibles, pero aún así agradecidos, como CCR o Jefferson Airplane.

La película se sitúa en el mismo universo que la más reciente producción americana de Godzilla (2014), estableciendo así lazos entre ambas, a través de la organización secreta Monarch y teorías sobre la Tierra Hueca. Quizás por ello también esta película esta tristemente, para mi al menos, desprovista de dinosaurios y poblada por criaturas extrañas. El diseño de Kong, aunque recuerda al original de 1933, me resulta demasiado humanoide y absurdamente grande (estamos hablando de más de treinta metros de altura, frente a los 15 del Kong original o los 7 del de Jackson) dejando además plantada la idea de que "aún continúa creciendo", para poder enfrentarlo en un futuro a Godzilla. 

Curioso detalle, la película nos muestra un barco naufragado antes de la segunda guerra mundial, con el nombre Wanderer claramente en el casco, y por la forma en que lo presenta parece una referencia a la película original, mostrando que en este universo la expedición tuvo un destino muy diferente; pero si alguien recuerda bien esta el barco se llama en la película el Venture. Sin embargo en la novelización de la misma efectivamente el nombre es Wanderer, lo que podría explicarse por la peculiar historia de los derechos de Kong (la novelización está técnicamente en el dominio público pero diversas partes y compañías tienen derechos parciales sobre las películas, el nombre de Kong,...). El que la película use elementos similares a los creados por Joe de Vito para su propia continuación (Kong: rey de la Isla Calavera y otros) ha provocado por cierto una denuncia por su parte contra Legendary Pictures.

En definitiva entretenida, divertida, con buena música, actuaciones correctas, pero con algunos diseños que no me convencen y una lamentable ausencia de saurios.

Puntuación: 6/10
Publicar un comentario