viernes, 11 de abril de 2008

Lugar misterioso: Nowhere


Nowhere, Condado de Lincoln, Nevada.
Poco después de terminar la Guerra Civil americana, en la excavación de una mina en una localización no desvelada, se descubrió un artefacto de origen desconocido, llamado, a falta de un nombre mejor, la Esfera: de antigüedad imposible de calcular y al parecer capaz de aumentar las capacidades físicas, y mentales, de un ser humano que entrara en contacto con ella, nada parecía explicar su presencia en tan remoto lugar. 

Temiendo que un posible enemigo se pudiera hacer con dicho objeto, y al mismo tiempo decididos a no utilizarlo ellos mismos, al menos sin entender su funcionamiento, la Esfera fue trasladada a un lugar “seguro” para su estudio.

Aunque en un primer momento se pensó para dicha función en los sótanos secretos del Smithsonian, el gobierno federal prefirió finalmente un lugar más apartado y fácil de proteger: un pequeño pueblo abandonado en el desierto, cuyo nombre original ya nadie recuerda. Levantando unas pocas construcciones en superficie, así como túneles de servicio y cámaras subterráneas, Nowhere se convirtió en un lugar de experimentación y desarrollo tecnológico secreto y "paralegal", fuera de los límites de las leyes comunes. 

Laboratorios y campos de pruebas
Reclutando a los cerebros más dotados de América, en algunos casos a la fuerza, no sólo para dedicarlos al estudio de la esfera, que nunca llegó a desvelar sus secretos, si no también a los ejemplos de “ciencia extraña” que empezaron a proliferar en esos años de finales del siglo XIX.

Pero poco a poco la ciudad pasó a primer su aspecto de cárcel, ya que cada vez más sus residentes no eran voluntarios. Allí es donde se "retiraba" a científicos considerados demasiado avanzados o peligrosos para estar libres o que pudieran vender sus invenciones al mejor postor. Se les permitía seguir investigando, incluso se les proporcionaban fondos y materiales, siempre y cuando sus invenciones quedaran bajo custodia de los EEUU. Con el paso de los años la mayoría  de sus invenciones terminaron encerradas en cajas numeradas, en grandes almacenes subterráneos, sin que nadie supiera muy bien que hacer con ellas.

Técnicamente la idea es que los sucesivos niveles por debajo de la superficie, divididos en muchos casos en secciones separadas, representan distintos niveles de peligro para la población general, con los más peligrosos limitados a los niveles 5 e inferiores.  En el nivel 1 se encuentran las habitaciones y dependencias del personal "civil" mientras que el dos es el de celdas y residencia del personal "restringido" (es decir no voluntario).  Hay controles de seguridad en todos los accesos entre los niveles 2 y 1 y entre el nivel 1 y el exterior.

Pero con el tiempo la necesidad de instalaciones cada vez más grandes y hangares para proyectos relacionados con la aviación ha llevado a la demolición de las ruinas y la construcción de algunas naves sobre la superficie. Aunque sigue teniendo un aspecto inocente desde el exterior cuenta con algunas de las más avanzadas medidas de seguridad del mundo, incluyendo detectores de movimiento, "alambradas" invisibles de campos de fuerza, etc. en general nadie llega por error hasta los edificios de Nowhere y prácticamente nadie llega sin ser detectado.Al sureste de Nowhere se encuentra el lecho seco del lago Groom utilizado a menudo como pista de aterrizaje y para pruebas de velocidad de vehículos de superficie lejos de la vista de los curiosos.

En los años 50 la base fue de nuevo totalmente renovada y ampliada, convertida en el proyecto piloto de Ciudad Científica, abandonándose el nombre de Nowhere en adalente.

Entre sus residentes más conocidos, en un momento u otro, se encuentran los  dos profesores Loveless (sin conexión conocida entre ellos) así como los profesores Wickwire, Beetson,  y Bartok, por mencionar sólo unos pocos. Algunos de ellos de forma voluntaria y otros a la fuerza en distintos momentos. 

El Servicio Secreto en Nowhere
Nowhere era para muchos un destino remoto, aburrido y poco glamuroso, lejos de cualquier ciudad importante y rodeados de invenciones científicas extrañas y sus aún más extraños inventores. Pero un puñado de los inventos desarrollados en Nowhere pasaron a formar parte del arsenal de los agentes del Servicio Secreto, ya durante el gobierno de Ulysses S. Grant (1869-1877) y en adelante. El crecimiento de la red de túneles, salas y dependencias subterráneas se multiplico con el nuevo siglo.

Originalmente la seguridad del lugar era proporcionada directamente por tropas del ejército pero a partir del segundo gobierno de Grover Cleveland (1893-1897), cuando las esferas desaparecieron de forma inexplicable, este quedo en manos del mismo Servicio Secreto. La mayor protección de Nowhere es el desconocimiento, muy poca gente sabe sobre su existencia: no hay carreteras que lleven hasta allí, originalmente los laboratorios y las áreas habitables se construyeron en el subsuelo, dejando intactas las ruinas del pueblo sobre estos.

Áreas cerradas
Algunas secciones de los subterráneos con los años han sido cerradas por motivos de seguridad. Así por ejemplo el experimento de "teleportación" realizado en 1915 obligó a cerrar cuatro laboratorios en el nivel 5. Más recientemente se tuvieron que volar los accesos al nivel 6, sección c, después de un suceso incontrolado relacionado con un experimento con el llamado "suero de resurrección" del doctor West.  Los laboratorios más modernos han sido equipados con puertas metálicas blindadas que pueden cerrarse a gran velocidad desde el mismo laboratorio o desde el control central de la instalación en caso de necesidad después de dicho incidente. También se considera fuera de los límites de seguridad "el Pozo", un agujero de dos metros de diámetro provocado por el intento de crear un material superpesado en 1894, y que atraviesa parte de los niveles 3 y siguientes.

Utilizar Nowhere en un juego de rol.
Nowhere es el lugar perfecto como base para un grupo de héroes que trabajen como agentes "especiales" para el gobierno de los EEUU. Desde allí pueden contar con un lugar donde guardar los peligrosos objetos que arrebaten a sus enemigos, o que rescaten de olvidadas ruinas y también puede servir como fuente de equipo superavanzado o místico para los personajes. Al fin y al cabo quizás esa "espada maldita" o ese "desestabilizador positrónico" sean más útiles en manos de nuestros héroes que olvidados en un polvoriento almacén.

Al estilo de series como Warehouse 13, The Librarians o similares esta clase de instalación sirven como  una fuente inagotable de MacGuffins listos para utilizar: un objeto bajo su custodia despierta y provoca un peligro en la base, un villano quiere recuperar algo que considera suyo o hacerse con una poderosa máquina de juicio final... el mayor peligro es que la situación se vaya de las manos y lo excepcional termine resultando pedestre.

Otra opción es convertir Nowhere en una instalación remota, de la que los personajes apenas han oído hablar y que simplemente sea mencionada como el lugar donde se guardan los objetos "demasiado peligrosos para ser utilizados por el hombre". De esta forma cuando una sesión finalmente lleve a los personajes a la base la sorpresa y el misterio pueden mantenerse intactos.

Una tercera posibilidad es volver las tornas y convertir a Nowhere en el almacén de los villanos de la historia. Quizás los científicos locos han tomado control de la instalación o quien sabe si una siniestra conspiración gubernamental no lo había planeado todo desde el principio. De ser así quizá asaltar la base, y quizás destruirla, sea el objetivo final de una campaña de rebeldes frente a una conspiración tiránica.

Publicar un comentario