viernes, 25 de julio de 2008

Cosas para leer: Weird Tales (1923-1932)


Realmente tengo un montón de nuevos libros en la montaña de lecturas pendientes de los que hablar pero vamos poco a poco, que hay que alargar el tema todo lo que se pueda.

Al fin he encontrado una librería en mi ciudad que trae los libros de la Biblioteca del Laberinto (que difíciles de encontrar que han sido) y he podido hacerme con este libro. Es una selección de relatos pertenecientes a una de las revistas míticas de la era pulp la "revista única" Weird Tales. En ella publicaron H. P. Lovecraft y su círculo la mayoría de sus "yog-sohoterias" (aunque algunas de las más populares fueron rechazadas por el editor como En las Montañas de la Locura) y allí también vería la luz Conan el Cimmerio de Robert E. Howard.

La selección presentada por supuesto presenta un relato de cada uno de estos dos escritores. En el caso de Lovecraft el trámite, supongo que es "obligatorio" publicar un relato de Lovecraft en un recopilatorio de Weird Tales, queda cubierto con Dagón, una historia ya publicada tantas veces que una más parece innecesaria. El relato de Howard, titulado la Hiena, es una historia corta de brujería en África que no ofrece nada especialmente llamativo. Tambien se incluye un relato de Frank Belknap Long basada en una pesadilla de Lovecraft, titulado el Horror de las Colinas, y otro de Clark Ashton Smith, la Venus de Azombei, para completar la parte más lovecraftiana del recopilatorio. Algunos otros de los relatos no dejan de resultar cercanos al material de los mitos aún sin serlo como En la tienda de Amundsen, con sus terroríficos descubrimientos en la zona polar, la amenaza extraña de El Octavo Hombre Verde o la curiosa Despacho Nocturno, posiblemente la sorpresa más agradable de este tomo pese a un final desangelado.

También aparece un relato de Seabury Quinn, La Maldición de los Phipps, perteneciente a sus historias sobre el investigador paranormal Jules de Grandin, una figura que ha sido en gran medida olvidada pero que merecería la atención de los jugadores de rol como ejemplo de investigador recurrente y alejado de los tópicos lovecraftianos. La "rareza" del tomo es El cerebro en el frasco relato que se incluye principalmente por la aparición, ¿invención?, de un elemento tan reconociblemente pulp como es el cerebro extraído pero vivo y el científico loco de rigor.

Además tenemos una entretenida historia de space-opera de Edmund Hamilton (Colisión de Soles) que representa un cambio de tono respecto al terror que domina el resto de la antología. con un historia de batallas espaciales, héroes decididos y malvados extraterrestres. También resulta un cambio de tono el cuento oriental de E. Hoffman Price El regalo del rajá que parece un poco fuera de lugar en medio de la fantasía desplegada en el resto de los relatos.

Lo más negativo son algunas peculiares, por decir algo, decisiones de traducción principalmente dos o dos de las que haya sido consciente: el relato El cerebro en el frasco parece haber sido tomado de la traducción (ellos mismos reconocen que mala) publicada en Narraciones Terroríficas hace muchos años y sin haber podido comparar con el original; en el relato de Jules de Grandin han sido eliminadas completamente sus abundantes frases e interjecciones en mal francés que suelen poblar el discurso del investigador de Grandin, partiendo precisamente de que están en mal francés, pero ¿sí el autor las escribió no deberían mantenerse aunque sean incorrectas?

En definitiva un tomo interesante, en el que se nota demasiado el peso de Lovecraft (algo comprensible de todas maneras) y cuya traducción me plantea bastantes dudas pero aún así recomendable.
Publicar un comentario