domingo, 3 de agosto de 2008

Cosas para leer: Chicago Sangriento (de la Ley Seca a Al Capone) Walter Noble Burns


Otro libro añadido a mi colección gracias a las ofertas de la Semana Negra es este libro sobre el mundo criminal en la Ciudad del Viento en la década de los 20 publicado por Valdemar en su siempre interesante colección llamada El Club Diógenes.

Escrito por el periodista y escritor Walter Noble Burns en 1931 tiene la peculiaridad de ser un relato escrito por un contemporáneo, alguien que vivió esos años en Chicago ,aunque se hizo famoso por escribir sobre figuras míticas del oeste, especialmente su The Saga of Billy the Kid (1926) Un eco de la épica de los forajidos de leyenda del oeste aún puede escucharse en algunas frases de este libro. La fecha de publicación de 1931 también significa que algunas de las historias aún no habían visto su final. Así por ejemplo no se dice nada de la condena en un juzgado federal de Capone y su decadencia desde entonces o de las transformaciones que las bandas debieron sufrir con el fin de la Prohibición.

Es curioso que el título en español haya sido alterado para hacer aparecer en la portada a Al Capone, que en realidad aparece en la mayor parte del libro de forma intermitente y, aunque a él se dedican las últimas frases del mismo, no se puede decir que marque un punto final de nada. En inglés el título The One Way Ride: The Red Trail of Chicago Gangland from Prohibition to Jake Lingle hace referencia a un personaje mucho menos conocido del hampa como los centenares (literalmente) que desfilan por sus páginas.

El libro no es una historia del periodo, ni un estudio social sobre el crimen ni nada por el estilo, ni siquiera intenta mantener una trama unitaria, las anécdotas, apuntes biográficos y normalmente violentas muertes de hampones de cualquier categoría, asesinos, ladrones, capos, incluso un par de hombres honrados, forma el grueso del texto, aunque entre ellas se puede seguir más o menos el hilo conductor de los grandes enfrentamientos de las bandas de contrabandistas y la sucesión de sus grandes cabecillas.

Quizás el tono sea en exceso retórico, moralista demasiado a menudo y en ocasiones con una tendencia a la épica que parece inapropiada. Por otro lado los perfiles de los personajes son coloristas y vivaces, llamando siempre la atención sobre los rasgos particulares de los distintos personajes, sus manías, sus ocasionales gestos de bondad o sus más siniestras acciones. Lo peor del libro es que la información, en cantidad, es presentada de forma poco ordenada, un personaje lleva a otro sin un orden claro, y el número de nombres que pueblan sus páginas es ingente entrecruzándose y volviendo a aparecer cuando menos lo esperas cuando de nuevo el hilo enmarañado de la narración vuelve a llevarnos hasta ellos.

Para un narrador que esté interesado en dirigir una campaña de justicieros este libro puede ser muy útil como fuente de ideas para personajes no jugadores, alterando los nombres o algunos detalles versiones de los sanguinarios hermanos Genna, del "periodista" Jake Lingle, del estrafalario Joe Diamond o de cualquier otro de los que el autor presenta seguro que pueden dar mucha personalidad a una campaña con gangsters, aunque no tenga lugar en Chicago. También puede ser una fuente de ideas para llevar una campaña con personajes pertenecientes al mundo del crimen, quizás los personajes sean los fieles sicarios de un capo recientemente asesinado planeando la venganza contra los que lo llevaron a cabo (como el caso real de los hombres de O'Bannion) o jugar la historia de unos cuantos paisanos sicilianos intentando abrirse paso en la gran ciudad. Los planes de asesinato o las conspiraciones que relata también pueden dar ideas sobre como llevaban a cabo sus reyertas los gangsters durante la prohibición.
Publicar un comentario