sábado, 6 de septiembre de 2008

Cosas para ver: Hellboy II


Desde hace tiempo esperaba esta película con verdaderas ganas: después de la primera parte, que condensaba el espíritu de los comics perfectamente, y confiando en la imaginación visual de Del Toro sólo me preocupaba (después de haber leído las sinopsis y ver algunas imágenes) el haber elegido el tema faérico como elemento conductor de la trama. No me entandáis mal, me gustan las historias de hadas, pero siempre me da la impresión de que son muy difíciles de manejar en un entorno de "aventura de terror", raramente la magia de estos seres consigue sobrevivir a su conversión en monstruos. En el mismo comic de Hellboy la historia de El cadaver, es quizás la menos representativa del personaje aunque Mignola busque formas de introducir peleas con monstruos gigantes en medio de un esquema de cuento tradicional con final melancólico.


No podía saber cuanto me había equivocado en mis expectativas pues la película falla en aquello que esperaba que hiciera mejor y sin embargo consigue resolver bastante bien lo que creí que sería el mayor escollo. Por una parte la película es menos el Hellboy de los comics que su predecesora, da mayor importancia y tiempo en pantalla a la trama romántica que es totalmente ajena a su fuente y Hellboy parece un poco encorsetado por esta. Visualmente sin duda es impactante, quizás con un deseo demasiado evidente de epatar con los diseños, pero por eso mismo a veces resulta en exceso bizarro, además de totalmente alejado del estilo de Mignola. No puede haber un "simple" trasgo o un ogro, todo se recarga, se retuerce. Sin embargo el tema faérico en general no resulta mal tratado.

Sobre el argumento poco que decir, resulta algo inconexo y cae en los consabidos tópicos de una segunda parte (Spiderman 2, El Caballero Oscuro,...) el héroe duda sobre su lugar en el mundo y si los "mundanos" realmente se merecen su protección. Pero lo hace además sin demasiado convicción, y sin resolución por otra parte. Quizás no parecería tan desangelado si el mismo argumento no hubiera sido usado, de mucha mejor manera, en El Caballero Oscuro hace tan poco tiempo. El personaje de la princesa Nuala y la relación de esta con Abe resultan particularmente faltos de fuerza mientras que la relación de Liz y Hellboy no termina tampoco de funcionar, se ve forzado, casi falso en las escenas "cotidianas" que se supone deben hacernos interesarnos por la pareja. He echado de menos la presencia del agente Myers (el profesor Bruttenholm debe estar contento al ver lo que han hecho con su "sucesor") aunque lo cierto es que su papel de "introductor" en el extraño mundo de Hellboy ya estaba cumplido creo que mereceía algo más que una simple frase de pasada. El príncipe Nuada resulta para mi, pese a algunas opiniones que he oído por ahí, un villano correcto, con su aspecto que recuerda mucho a Elric y sus espectaculares escenas de acción.

Hay cosas que me han gustado especialmente de la película, la inclusión del Hellboy niño y la forma de contar la leyenda mediante marionetas animadas que destacan el aspecto de cuento de la escena, la impactante aparición del Angel de la Muerte con sus profecías (¿señal de una tercera parte en ciernes?) y un par de pequeñas escenas en que se ve lo precariamente que el mundo de las hadas está separado del nuestro: el metro cruzando al lado del escondite subterráneo del príncipe donde este se prepara para su guerra o la corte de las hadas oculta en la fábrica abandonada a la vez mágica y mundana.


Los doblajes de Santiago Segura y José Sanchez Mota (el de Cruz y Raya) me han resultado algo molestos principalmente por el tono de farsa que le impremen, en especial este último, aunque al menos en esta ocasión se abstiene de hacer alguna de sus gracietas registradas. La voz sin embargo de Hellboy está bien elegida, de todas maneras espero poder ver pronto la película en versión original, la voz de Perlman es simplemente impresionante. Siento curiosidad por escuchar la voz de Nauda en el original.
Publicar un comentario