lunes, 15 de febrero de 2016

Irlanda en la época de Solomon Kane (1555-1607) ¡Piratas!


La piratería ha existido desde que existe la navegación y  ha formado parte de la historia de Irlanda desde hace siglos. En el siglo XVI los mares de Irlanda siguen siendo un lugar peligroso por el que navegar, y no sólo por el clima imprevisible.

Los O'Malley (Ó Máille) y los O'Flaherty  (Ó Flaithbheartaiug) de la costa de Connacth son dos clanes que tienen una larga tradición de comercio marítimo y, también, de piratería y cuyos nombres salen siempre ha relucir cuando se habla de este tema. 

En general los piratas irlandeses proceden de tierras pobres y marginales, donde salir al mar, a una mezcla de negocios legales (pesca y comercio) e ilegales (piratería y contrabando), es la única salida natural. Y lo cierto es que muchas veces ambas ocupaciones, la legal y la ilegal, se confunden en la práctica, ya que debido a las leyes de comercio de la colonia gran parte de la actividad mercantil estaba limitada a los gremios de las ciudades (y por tanto excluían a los gaélicos).  Otro negocio rentable, e igualmente peligroso, es el transporte de mercenarios escoceses a la isla a través del canal del norte, sorteando la prohibición impuesta por los sucesivos gobernadores; un negocio lucrativo y que, además, podía tener gran utilidad en las luchas políticas locales.

Para convertirse en pirata lo primero, claro, era hacerse con una nave y una tripulación dispuesta. Lo ideal sería encontrar una cala resguardada o un islote aislado, lo bastante cerca de uno de los puertos de la isla para poder atacar los barcos mercantes y desaparecer antes de que las autoridades salieran en su persecución pero no demasiado cerca para evitar ser descubiertos. También era necesario tener los contactos adecuados para poder vender el material obtenido y, de ser posible, contar con un refugio seguro en tierra donde poder recuperarse o esconderse de las autoridades. 

La long fhada o "galera irlandesa"
La nave más típica utilizada por el pirata irlandés es una especie de galera, heredera directa de las técnicas de fabricación vikingas (como se puede apreciar por el casco trincado), conocida normalmente por el nombre escocés de bìrlinn o el irlandés de longa fhada.

Desgraciadamente ningún ejemplar de estas naves ha sobrevivido hasta el siglo XX y tenemos que conformarnos con las descripciones, a veces contradictorias, de crónicas y un puñado de grabados.  Por ejemplo hay una descripción que afirma que Tibbot naLong Burke contaba con naves "capaces de transportar 300 hombres cada una" pero los demás testimonios parecen referirse a naves notoriamente más pequeñas.

Con una única vela cuadrada y entre 12 y 18 remos (algunas quizás podían llegar hasta los 30 remos o incluso 40 remos, pero este es un extremo muy discutido ), sin castillos a proa ni a popa y de borda baja, era una nave sin comodidades, adecuada para asaltos rápidos y para el transporte de hombres, además de para el comercio a pequeña escala. La tripulación está formada por unos 50 marineros (unos 3 hombres por remo, el capitán y el piloto) que actuaban también como luchadores en caso de abordaje o de un asalto a tierra. 

Aunque rápidas y maniobrables, eran naves ligeras, que no podían transportar tanta carga como los grandes buques de la época y tampoco podían equiparse con cañones, aunque si podían contar con algún pedrero (pequeño cañón antipersona, de corto alcance). En caso de encontrarse con un buque de guerra bien armado era más seguro escapar, y buscar el refugio de una bahía bien protegida, que entablar una lucha desigual.

Pero por supuesto en los mares en torno a la isla no sólo navegan piratas irlandeses; los escoceses (como los sucesivos MacNeill de Barra), bretones (como Jean du Learquerec), galeses (como John Callis) e ingleses (como Henry Strangeways) abundan. En general los piratas de otras naciones, excepto los escoceses de las islas del norte que utilizan sus propias birlinns, prefieren usar barcos de mayor tamaño, y más fuertemente armados. En muchos casos los "piratas" son en realidad corsarios, al menos a tiempo parcial, contando con "patentes de corso" que les permiten asaltar las naves de los enemigos de su nación en tiempos de guerra... pero por supuesto ante un buen botín a veces es difícil pararse a considerar la nacionalidad de una nave.

(Algunos) otros tipos de naves 
Balinger, nave típicamente inglesa de un sólo mástil y remos, utilizada para el comercio costero y  para el transporte de tropas. La guardia de las ciudades de la costa suele contar con algunas de estas.

Carracas, llamadas también naos, las grandes naves de la época, entre 600 y 1000tm, con altos castillo de proa y popa, varias cubiertas, tres mástiles e impulsados sólo por el viento (sin remos) son en general naves lentas y poco maniobrables. En torno a 1570-1580 se desarrolla a partir de ellas el galeón, que reduce la altura del castillo de proa, reduciendo la resistencia al viento, y añade un cuarto mástil y mejora así su comportamiento y velocidad. Pueden llevar hasta 16 cañones..

Carabelas, naves más largas y bajas desarrolladas por los portugueses, con una carga de hasta 150 tm. Estás naves de dos o tres mástiles utilizaban una combinación de velas latinas y cuadradas; eran conocidas por su rapidez y maniobrabilidad y eran muy apreciadas por los piratas bretones.  Pueden llevar hasta 6 cañones.

Crayers, naves comerciales, de entre 20 y 30 Tm y con unos 16 tripulantes, posiblemente con camarotes y cubierta. Junto con los picards (a continuación) el tipo de nave más mencionado en relación con el comercio y la pesca en Irlanda, posiblemente el tipo de nave más común que asaltarán nuestros aguerridos piratas.

Picards, naves de pesca y transporte, de poco calado y borda, sin cubierta, un único mástil y entre 10 y 40 tm, común en los puertos de las islas británicas.



"La Reina de los piratas de Irlanda" Grace O'Malley (Gráinne Ní Mhaille) también conocida como Grainne Mhaol o Granuaile. (c. 1530-c.1603)
Grace O'Malley destaca entre todos los piratas de su tiempo, de forma que su figura pasa al folklore y a veces es difícil distinguir la verdad histórica de la multitud de historias fantásticas que se cuentan sobre ella. 

Hija del jefe de su clan, Owen Dubhdara ("Roble Negro") O'Malley, recibió como herencia algunas tierras que habían pertenecido a su madre y, sobre todo, de su padre recibió una flotilla de naves y sus tripulaciones.

Dedicada tanto al comercio con el continente, España y Portugal principalmente, que se confunde en muchos casos con el contrabando, como a la piratería pura y dura, consiguió vivir una larga vida al margen de los convencionalismos, jugando a menudo un peligroso doble juego con las autoridades. 

En torno a 1546 (con quince o dieciséis años) se casó, o la casaron posiblemente, con Donald "el belicoso" O'Flaherty (Dónal an Chogaidh Ó Flaithbheartaiug), el tanaiste del clan O'Flaherty, con quien tuvo tres hijos Owen, Maeve y Murrough. Se cuenta que era Grace quien dirigía las flotas de su esposo durante estos años.  Donald murió en torno a 1560, antes de ocupar la jefatura de su clan, Grace fue privada de la herencia de su marido y volvió a las tierras de sus antepasados, a dedicarse a los negocios familiares, ahora con sus propias naves.

En 1566 se casó de nuevo, esta vez parece que por propia iniciativa, con Richard "de hierro" (Risdeárd an Iarainn) Burke, con quien también tuvo un hijo, Tibbot na Long ("de los barcos") Burke. Una tradición dice que el matrimonio con Richard Burke fue solamente una maniobra política, para hacerse con el castillo de Rockfleet, de gran valor estratégico, y que se realizó al modo tradicional irlandés de "matrimonio por un año". También se dice que tomo el castillo de Doona de manos de los MacMahons como venganza por haber asesinado a su amante, un guapo joven llamado Hugh de Lacy de Wexford.

Sus principales presas eran las naves de los mercaderes de Galway, a las que detenía y exigía el pago de un impuesto por navegar por "sus" aguas. Menos el periodo que residió con los O'Flaherty su principal centro de acción era la isla de Clare, pero se dice que sus naves llegaban en ocasiones tan lejos como Waterford por el Sur y hasta las Hébridas por el norte. 

La suerte de la "Reina de los piratas de Connatch" comienza a cambiar cuando en 1584 accede al puesto de Presidente de la provincia,  Richard Bingham, que toma un especial interés en acabar con ella y sus actividades. Owen O'Flaherty, su hijo mayor, fue asesinado por los hombres de Bingham por aquelos años, las tierras de Grace y su ganado fueron confiscados, muchos de sus barcos capturados, pero no se consiguieron tomar su "feudo" de la isla de Clare. 

Una famosa anécdota cuenta que, en 1593 siendo ya una mujer madura, viajó a la corte en Inglaterra para pedir la liberación de sus dos hijos supervivientes, Tibbot  Burke y Murrough O'Flaherty, que habían sido hechos prisioneros por Bingham. Se cuenta que Granuaile se negó a inclinarse ante la reina, que no consideraba su soberana, y que ambas hablaron entre sí en latín, ya que una no hablaba inglés y la otra no hablaba gaélico. Sin embargo, y pese al valor simbólico de esta reunión para algunos, Bingham sólo fue temporalmente apartado de su puesto y pronto volvió a continuar su persecución contra Grace.
Se cree que apoyó con sus barcos a los rebeldes durante la Gran Rebeliónde Tyrone o Guerra de los Nueve Años (1594-1603) y que murió en torno a 1603 en su castillo de Rockfleet, aunque no hay pruebas concluyentes al respecto.

Grace O'Malley, en una campaña irlandesa de Solomon Kane, puede servir fácilmente como patrón de un grupo de personajes jugadores que deseen convertirse en piratas, posiblemente en su mayoría jóvenes de las tierras O'Malley, O'Flaherty y Burke (pero no limitados a estas). A cambio de una parte de sus ganancias, su ayuda les proporcionará seguridad, un sitio donde vender sus botines y un refugio en tiempos de problemas, pero también puede encargarles "misiones" o contratarlos para una acción en concreto (tomar el castillo de un enemigo, llevar una carga a puerto o investigar las misteriosas desapariciones de barcos). Una opción interesante sería situar la época de juego en plena campaña de Bingham contra los piratas ofreciendo también un oponente de altura.

Grace es, por supuesto, un Comodín.
Atributos: Agilidad d8, Astucia d8, Espíritu d10, Fuerza d6, Vigor d6
Habilidades: Navegar d10, Luchar d8, Intimidación d8, Conocimiento (Batallas) d6, Advertir d8, Disparar d6, Nadar d6, Persuasión d8
Idiomas: Gaélico d8, Latín d6, Español d4
Carisma: 2   Paso:  6  Parada: 6  Dureza: 5 (7).
Debilidades: Testaruda, leal, enemigo (Bingham)
Ventajas: Esquivar, Manos firmes, Noble, Líder natural, Mando, Aguantar la linea, Muy rica, Sentido del peligro. Reflejos de combate, Suerte, Buena (o mala según a quien preguntes) Reputación.
Equipo: Espada larga (Fue+d8), Pistola (Alcance 5/10/20, Daño 2d6+1), Cota de malla (2) y morrión español (3, 50% de proteger el rostro)
Publicar un comentario en la entrada