viernes, 16 de enero de 2009

Lugar misterioso: Monte Shasta


A unos 400 kilómetros al norte de San Francisco Monte Shasta es una de las montañas más altas del estado de California, un volcán durmiente (aunque no totalmente inactivo) el cono principal alcanza los 4322 metros de altura sobre el nivel del mar mientras que otros tres conos secundarios alcanzan alturas menores a su alrededor. Entre sus cimas los glaciares mantienen su blanca presencia durante todo el año.

En la lengua de los indios kurak el nombre que recibe la montaña es Uytaahkoo "montaña blanca". Sin embargo el origen del nombre de Shasta es todavía motivo de discusión, algunos creen que deriva de una palabra rusa que significa "puro". Existe mucha y diversa información que señala que algo extraño sucede en dicho lugar o en sus cercanías.

Antiguas leyendas y relatos modernos.
La montaña lleva representando un lugar de iluminación religiosa y significado espiritual desde tiempos antiguos. Una leyenda de los klamath, una de las tribus que habitan en la región desde antes mucho antes de la llegada del hombre blanco, cuenta que el espíritu celeste Skell descendió a la cima del monte Shasta para enfrentarse al espíritu del inframundo, Llao.

Las leyendas de otra tribu india, en este caso los indios hopi, habitantes hoy día del estado de Arizona. también hablan sobre la montaña. Cuentan los ancianos que en el pasado la superficie del mundo no era habitada tan sólo por seres humanos, si no que estos convivían con una raza más antigua y poderosa que ellos llaman sheti o "hermanos serpiente". Un desastre del que las leyendas no dan más detalles forzó sin embargo a los sheti a retirarse bajo tierra, construyendo 30 ciudades subterráneas de las que una de las más grandes se encontraba bajo monte Shasta. Allí se refugiaron con su tecnología secreta y con las placas de oro donde narraban su historia y destino.

En 1904 J.C. Brown, un prospector que buscaba metales preciosos, encontró una caverna semioculta por la vegetación en la que según él había rastros de extracción de cobre. Al penetrar más en la montaña afirma haber encontrado decenas de salas y habitaciones donde encontró laminas doradas cubiertas de jeroglíficos y armas de bronce. que no se parecían a nada visto en norteamérica Brown decidió guardar en secreto su descubrimiento y durante los siguientes treinta años se dedicó a investigar para identificar cual podía ser el origen de este yacimiento. En 1934, convencido de que los restos encontrados pertenecían a la civilización Lemuria, reapareció en la zona y reunió voluntarios para una expedición. Sin embargo la misma mañana en que la expedición debía partir, el 19 de junio de 1934, Brown desapareció sin dejar rastro... y sin haber dejado indicaciones exactas de la localización del túnel.

En 1905 se publicó un curioso libro titulado Un habitante de dos planetas, que aunque interpretado comúnmente como una novela el escritor aseguraba que le había sido rebeleada por medio de la canalización espiritual. Habiendo muerto cinco años antes de la publicación de su obra es imposible pedir referencias más completas sobre lo narrado o su fuente espiritual. La novela, si es que se trata de tal, cuanta la vida de un hombre de la Atlántida y su reencarnación en los Estados Unidos de finales del siglo XIX. Pero sobre todo la menciono aquí pues habla sobre una ciudad oculta en túneles en el interior del volcán donde residían supervivientes avanzados del hundimiento de Lemuria y la Atlántida.

En 1930 un hombre llamado Guy Ballard fundó la I AM Activity, un grupo religioso de raices teosóficas, después de haber tenido en este mismo monte Shasta un encuentro con uno de los Maestros Ascendidos, que se identifico como el Conde de Saint-Germaine. El grupo de Ballard, dirigido con mano firme por él y su esposa, llegó a tener, según algunas fuentes, un millón de seguidores y realizaba conferencias a lo largo de los EEUU. Sin embargo su número decayó tras la muerte de Ballard en 1939 y tras un juicio contra su viuda y su hijo.

Otro estudioso de lo oculto, Dr. Maurice Doreal (nombre real Claude Doggins), afirma haber sido transportado espiritualmente en el año 1931 a una hermosa ciudad blanca oculta siete millas bajo el monte Shasta habitada por "atlantes" relacionados con una colonia en el pacífico.

Además durante años se han recogido declaraciones de testigos locales que hablan de individuos de comportamiento extraño que han aparecido en los establecimientos comerciales cercanos a la montaña pagando sus mercancías con pepitas de oro puro salidas de quien sabe donde para luego desaparecer de nuevo en el bosque. Al intentar que los testigos aclaren más a que se refieren con el adjetivo extraños suele provocar confusión en estos incapaces de indicar exactamente que es lo que les parecía inusual.

La verdad sobre monte Shasta.
Según nuestros informadores, que han corrido gran riesgo para proporcionarnos esta información, monte Shasta oculta una importante colonia de hombres serpiente. El número de habitantes que ocupan sus cinco niveles es difícil de determinar ya que al parecer la mayoría se encuentran en ruinas y vacíos. Por lo que hemos podido averiguar los nativos llaman a su ciudad Ssasth'a lo cual abre una nueva posibilidad sobre el verdadero origen del nombre del monte.

Como se menciona en diversos tratados sobre la historia secreta de nuestro mundo los hombres serpiente dominaron amplias regiones de la superficie en épocas pasadas, pasando por varios ciclos de crecimiento y debilitamiento. Pero finalmente la pujanza de la humanidad les forzó a ocultarse bajo tierra fundando un puñado de ciudades ocultas. En aquella época también excavaron grandes túneles para unir sus dispersas ciudades subterráneas (en 1934 parte de este complejo de túneles fue encontrados bajo el subsuelo de Los Ángeles)

Sin embargo como se afirma en muchas fuentes desde entonces la raza ha entrado en franca decadencia. La mayoría de los supervivientes han degenerado a individuos salvajes, armados con armas primitivas e incapaces de comprender los secretos de la textos escritos por sus antepasados. Ssasth'a es una excepción residiendo en ella un puñado de hombres serpientes sanos y dotados de plenas capacidades. Además se cree que en un cámara oculta en la parte más profunda de la ciudad duermen miles de individuos de la raza antigua esperando el momento para su despertar.

Y es que, pese a su actual decadencia, los hombres serpiente hablan de una profecía que afirma que su pueblo volverá a resurgir de nuevo antes del fin, y que sus gloriosas ciudades volverán a alzarse gracias a las masas esclavizadas de la humanidad. Para ello parece ser condición necesaria el recuperar un objeto místico conocido como la Corona de la Cobra (perdido desde antes del comienzo de la historia conocida) Los señores de la ciudad planean cuidadosamente este momento, por ello han decidido infiltrar a sus agentes en el entorno de las sectas y extraños grupos religiosos que proliferan en California en busca de la señal que permita encontrar tal objeto.
Publicar un comentario