martes, 11 de agosto de 2009

Cosas para leer: La Cara en el abismo, Abraham Merritt


Otro libro editado por la biblioteca del laberinto, como los dos recopilatorios de relatos de Weird Tales de los que ya he hablado en el blog. Las características físicas del libro son muy similar a estas, cubiertas en rústica con solapas, mismo tamaño que los anteriores e ilustraciones reproducidas de fuentes de la época, en este caso varias ilustraciones del gran Virgil Finlay, también autor de la que decora la portada (aunque en este caso no parece demasiado adecuada)

Se trata de una recopilación que incluye el relato original titulado "la Cara en el Abismo" (publicada en 1923) junto con su continuación "la Madre Serpiente" además del fragmento inacabado titulado "Cuando despertaron los antiguos dioses"que es poco más que el principio de un hipotético primer capítulo de una nueva continuación (aunque con personajes diferentes). También se incluye un prologo escrito por Jacques Bergier, autor junto a Louis Pauwels de "el despertar de los brujos" y por el que no siento particular simpatía.

La historia de la Cara en el Abismo nos presenta a un ingeniero de minas norteamericano, Nicholas Graydon que, junto con un grupo bastante patibulario de compañeros, se encuentra buscando un mítico tesoro inca en Sudamérica, el oro de Atahualpa. La aparición de una misteriosa mujer llamada Suarra (y que en un modo muy común para la época se recalca su condición de mujer blanca) de extraño comportamiento y equipada con fantásticas riquezas introduce el elemento fantástico. Tras salvarla de la rudeza de sus compañeros, uno de los cuales intenta violarla, tanto Suarra como Graydon se prendan el uno de la otra.

Aparentemente forzada por las circunstancias, aunque su comportamiento resulta extraño y perturbador, Suarra les promete llevarles a la fuente de todas las riquezas, una caverna de la que nace un rio de oro. Durante la travesía se producen extraños encuentros, que incluyen criaturas fantásticas como los xinlis (dinosaurios domesticados) o los rojizos monos-araña, y sucintas explicaciones veladas de Suarra sobre su misterioso país de Yu-Atlanchi, donde residen los miembros inmortales de la Antigua Raza a la que pertenece Suarra.

Cuando llegan a la caverna se encuentran un enorme rostro labrado, que parece ejercer una extraña atracción sobre Graydon y sus antiguos compañeros, estos son destruídos pero Graydon sobrevive gracias a los consejos y la intermediación de Suarra. Teniendo que abandonar el país nuestro protagonista promete a su amada volver para reencontrarse.

A partir de aquí, cuando da comienzo el relato de "la Madre Serpiente", el relato entra más directamente en los márgenes del relato de pura fantasía, Graydon vuelve y se ve enfrascado en la lucha civil en el interior de Yu-Atlanchi, manifestación del enfrentamiento entre dos fuerzas sobrehumanas: La Madre Serpiente, una antigua diosa a la que sirve Suarra, y Nimir, el Señor de la Locura, y su sirviente Llantu. Aparecen nuevas razas fantásticas, como los hombres lagarto que sirven a Llantu, y descubrimos algunos de los secretos de la tierra perdida y su civilización inmortal pero la mayoría quedan envueltos en el misterio. Sabemos que se trata de una raza muy avanzada pero que hace mucho tiempo renunció a algunas de sus invenciones más poderosas y que parecen vivir en una especie de ideal aristocrático, donde sólo la muerte en combate es temible.

No he leído el original así que sólo puedo juzgar la traducción muy superficialmente, y realmente debo dar una llamada de atención al traductor por su bastante machacona tendencia al "laísmo" que afea una traducción por lo demás bastante correcta.

P.D. Quizás algunos lectores del blog se pregunten donde me he metido, lo cierto es que en estos días he visto mi "tiempo para el rol" bastante ocupado con la preparación y primeras sesiones de una nueva campaña para Pendragón, de la que podéis leer algo en mi otro blog http:\\cronicasdebritania.blogspot.com, espero que ahora (personajes creados, familias generadas y todo eso) pueda recuperar algo de ritmo de publicación en este.
Publicar un comentario