viernes, 8 de enero de 2010

Cosas para leer: Spiderman Noir


Originalmente publicado en forma de miniserie, aquí aparece de la mano de Panini Comics en un tomo unitario. Es el primero de seis tomos que presentan versiones alternativas de personajes más o menos clásicos de la Casa de las Ideas en una ambientación alternativa, unos años treinta que combinan elementos del cine negro y del pulp de luchadores contra el crimen. Spiderman Noir en concreto bebe claramente de las historias de la Sombra o The Spider, pero también del ambiente sórdido de los relatos de Hammet o Chandler. En general se trata de un proyecto que recuerda mucho a la linea Elseworlds de DC, más que a los tradicionales What if...? de Marvel.

El Nueva York en que trascurren las aventuras de este nuevo-viejo Hombre Araña es una ciudad corrupta, donde un jefe criminal conocido como El Duende (Norman Osborn) tiene a los políticos y a la policía en su nómina. Incluso el antaño honrado editor del Daily Bugle, J.J. Jameson, es ahora portavoz del mafioso. Somos introducidos en la historia, y en este universo, por el periodista Ben Urich, un viejo conocido con nuevos "hábitos". Este conoce a la combativa May Parker, que dirige un asilo para pobres y habla sobre la revolución, y a su sobrino Peter, a quien decide tomarlo bajo su protección. El cinismo de Urich se ve muy afectado por el idealismo sin compromisos de Parker, alimentado por el odio por los que cree son los asesinos de su tío, pero intenta enseñarle las tristes "verdades" de la corrupta ciudad donde viven. Otros muchos personajes conocidos aparecen por estas páginas, villanos clásicos como el Buitre o Kraven o aliados como la Gata Negra, aparecen rediseñados en este tomo.

Los guionistas David Hine y Fabrice Spolsky nos ofrecen una historia que fundamentalmente respeta los principios del Spiderman que todos conocemos, pero aprovechando la situación para permitirse algunos "excesos" que difícilmente habrían visto la luz en el universo Marvel Regular. Se permiten además alterar el origen del protagonista con una explicación mística que sustituye a la fanta-científica original.

El dibujo de Carmine di Giandomenico es correcto, aunque quizás se habría echado en falta un estilo más clásico, especialmente en el colorido que a veces resulta demasiado chillón. Los diseños son sencillos pero efectivos, me gusta el buitre convertido en un geek (en su sentido original) antropófago, aunque el resto del grupo de matones del Duende resultan bastante desaprovechados, especialmente Kraven. También se echa en falta una mayor presencia visual de la ciudad de Nueva York, ya que la mayor parte de la acción transcurre en interiores o bien se resuelve en planos cortos que apenas nos permiten vislumbrar la ciudad como fue más allá de las ventanas.

Como ya he apuntado para mí el mayor problema es la brevedad, aunque la historia que nos plantea queda más o menos cerrada en estos números. Esta brevedad se ve acentuada por las características de la miniserie, ya que en realidad la mayor parte del tomo sirve para presentarnos "las reglas del juego" de esta nueva ambietación y la nueva situación de los personajes; aunque al menos la consabida escena en que el héroe prueba/descubre sus poderes se soluciona con efectividad en una única página.

Quedan sin embargo elementos que merecerían un tratamiento más profundo, especialmente la cuestión del origen de los poderes del personaje que resulta adecuado pero escueto (y tampoco queda demasiado claro para qué quería exactamente ese cargamento su poseedor) aunque quizás pueda vincularse al acercamiento que realizó en la colección regular Straczinsky, con el personaje de Ezekiel y la cuestión de los totems.
Publicar un comentario