lunes, 6 de agosto de 2012

Cosas para leer: Astro City de Kurt Busiek, Brent Anderson y Alex Rosss

http://www.astrocity.us/features/gallery/astrocity_localcover.jpg 

"Me encantan los superhéroes. Para los que me conocen, esto no es ninguna sorpresa." Espero que me permitiais empezar esta reseña robando, y compartiendo, estas palabras que el guionista Kurt Busiek (Thunderbolts, Siempre Vengadores) escribe en la introducción al primer tomo recopilatorio de Astro City.  Palabras que yo creo resumen el espíritu de esta colección, una muestra del cariño y del afecto que Busiek demuestra hacia un género que muchos, incluso dentro de la industria que lo produce, parecen despreciar. Busiek ha hablado en más de una ocasión de su propia afición por este tipo de historias, y ha destacado las posibilidades narrativas del mismo más allá de los tópicos y las traicioneras modas. En otro magnífico comic, Superman: Identidad Secreta, por ejemplo demuestra como la metáfora del superhéroe como fantasía de poder adolescente puede llevarse más allá y utilizarse para tratar el temas como la familia o la, inevitable, aceptación del envejecimiento.

Astro City es una colección que ha aparecido y desaparecido de las tiendas, con largos parones entremedias, de forma que desde 1995 a 2013 sólo han salido 40 y tantos números, entre regulares y especiales. Ambientada en su propio universo, que poco ha poco ha ido construyendo una continuidad y elenco de personajes cada vez más completo, pero centrada en la ciudad que le da título. La colección toma elementos de muchos de los iconos del género para contar historias, o adoptar puntos de vista, innovadores dentro de su clasicismo.  Busiek no lo hace desde la deconstrucción o la destrucción del género, atacando o ridiculizando los elementos que le inspiran, si no que lo hace desde el máximo respeto a sus normas y condiciones; como decía el mismo Busiek en otra introducción su intención no es "desmontar el motor" si no aprender a hacer "mejores motores".

En esta tarea se ve ayudado por la labor en los lápices de Brent Anderson, un dibujante de estilo realista y clásico con una carrera desgraciadamente demasiado corta en cuanto a cantidad (quizás su único trabajo destacable antes de Astro City fuera el comic de la Patrulla-X Dios Ama, el Hombre Mata) que consigue dar personalidad a los diferentes elementos que conforman la narración o trasladarnos a distintos ambientes y épocas con gran habilidad. Quizás su estilo carezca de la espectacularidad de dibujantes más modernos, pero a mi entender su estilo da coherencia y verosimilitud incluso a los escenarios más fantásticos.

Los diseños de la mayoría de personajes y las espectaculares portadas son cosa de Alex Ross (Marvels, Kingdom Come) con su estilo, a la vez fotorealista e idealizado, característico. La calidad de estos diseños, su capacidad para reflejar distintos estilos, épocas o tendencias dentro del género es también una virtud muchas veces destacada. Conseguir un diseño de superhéroe que sea a la vez vistoso, representativo y original es una papeleta en que muchos proyectos fracasan, pero Ross parece resolverla con elegancia. Los bocetos que suelen completar los tomos recopilatorios muestran en muchos casos un largo proceso conceptual que normalmente se nos escapa, como la referencia a la iconografía cristiana en el uniforme de Samaritano.

Al contrario que las colecciones usuales de superhéroes esta colección no  sigue a un héroe o grupo de héroes en concreto, si no que presenta historias de duración variable centradas en distintos personajes, y en distintos periodos temporales, que van conformando un complejo entramado de historias y personajes diferentes. Por encima de todos destaca el personaje que es la misma ciudad de Astro City, testigo mudo de las aventuras y desventuras de sus héroes y villanos, pero también de la gente común (o poco común) que debe convivir con ellos. El universo que se nos presenta cuenta con todos los elementos fantásticos propios del comic de superhéroes desde la Edad de Plata, civilizaciones perdidas, imperios alienígenas, mutantes y monstruos, pero estos conviven con la vida cotidiana de gente no demasiado diferente de nosotros mismos.

El primer número de la colección, interesante carta de presentación de la misma, es una revisión del arquetipo de Superman, arquetipo que en Astro City se manifiesta, en este caso, en un personaje llamado Samaritano. En 24 páginas descubrimos que el mayor sueño de este héroe entre los héroes sería simplemente volar, pero no siempre corriendo en busca del siguiente rescate, o enfrentándose al supervillano de turno, su sueño sería poder dejar de lado sus obligaciones, autoimpuestas por otra parte, y simplemente ser libre para volar sin objetivo ni prisa. El número se lee siguiendo el monólogo interior del héroe según salta de un lado a otro del mundo, de un problema al siguiente, y cuenta, como el mayor tesoro, cada segundo de vuelo del que puede disfrutar.

En otro de mis números favoritos descubrimos lo poco glamurosa que puede ser la vida de algunos secundarios, en este caso la de Loony Leo, un dibujo animado que adquiere vida "gracias" a un supervillano y aprendemos que, incluso en la optimista Astro City, hay espacio para el fracaso y la desilusión. 

Estos números protagonizados por personajes menores (criminales de poca monta, porteros de hotel, escritores de comics, abogados, periodistas...) consiguen algunos de los grandes momentos de la colección cuando nos sirven para plantear puntos de vista nuevos sobre temas ya conocidos ¿cómo es la vida de los típicos matones que sirven a los supervillanos? ¿quién se preocupa de lo que pasa después del gran combate entre los superhumanos?¿qué significa ser la eterna novia del héroe?...

Además de los episodios más o menos sueltos y autoconclusivos también han aparecido historias más largas que se siguen a través de varios números: entre ellos destacan la saga del Confesor o la de Ángel Caído, dos historias que giran en torno a la responsabilidad, la desesperanza, el triunfo y la derrota desde el punto de vista del joven ayudante de un héroe, una, y de un villano menor ya retirado, la otra.  La última historia en aparecer publicada es también una historia aún más larga titulada Edad Oscura en que se resuelven algunos misterios planteados desde el mismo comienzo de la colección y que se fija igualmente en unos actores secundarios en el gran drama superheroico.

Actualmente en las tiendas en español está disponible la última reedición realizada por Norma, ocho elegantes tomos que añaden a los números diseños y bocetos originales, comentarios de los autores y galería de portadas. Cierto que por ahí todavía se pueden encontrar las, más baratas, ediciones anteriores en comic-book o en retapados, pero algunos números nunca aparecieron en esas ediciones anteriores (especialmente toda la saga de Edad Oscura) y además los extras ofrecidos en los tomos son de lo más interesante.

Publicar un comentario en la entrada