sábado, 5 de enero de 2013

Cosas para leer: Necronomicon Z, de Alberto López Aroca

Nuevo libro del señor López Aroca, en este caso su visión, corrosiva,  al mundo de los mitos de Lovecraft dentro de la cada vez más amplia linea zombie de Dolmen Editorial. De nuevo recalcar que no soy un gran aficionado a este género y que si algo me llama de esta propuesta es el elemento lovecraftiano y, claro está, el autor que lo respalda.

Se trata de un relato coral que gira en torno al robo del ejemplar del Necronomicon de la Miskatonic y las desastrosas consecuencias que todo ello tiene para la antigua ciudad holandesa en plenos años 50, mientras el país de las barras y estrellas está enfrascado en su paranoica caza de comunistas. El libro carece un verdadero protagonista, lo cual se me antoja su principal "defecto", aunque la cantidad de personajes que ocupan sus páginas es simplemente apabullante y aquellos que reciben cierto protagonismo están dibujados con singular mimo, sólo para verse en muchos casos “superados” por los acontecimientos, como también suele ser común en el género, por otra parte. Algunos de ellos son viejos conocidos del lector lovecraftiano, principalmente la siniestra Goody Fowler, otros innegablemente parientes de viejos conocidos y aún otros, como el escritor Norm Eldritch y sus curiosas obsesiones, nuevos visitantes a la Salem Oscura.

El relato mantiene en su mayoría un precario equilibrio entre lo horroroso y lo simplemente grotesco, algo en lo que muchos relatos del género fracasan estrepitosamente, haciéndonos pasar de la sonrisa a la mueca de horror en el giro de una página o incluso de una misma frase. A este juego de complicidades se une el denso entramado de referencias que pueblan sus páginas, un quien es quien de los relatos del escritor de Providence, y mucho más allá. Particularmente me ha encantado la aparición en carne y hueso momificado de cierto rey de la antigüedad, pero no es ni mucho menos el único que “se deja ver” por estas páginas.

Como nota de autobombo el autor tiene a bien mencionar en los agradecimientos a un servidor y el artículo sobre la Familia Carter y la Llave de Plata (aparecido en este mismo blog en tres partes)
Publicar un comentario