sábado, 2 de febrero de 2013

Cosas para leer:Charlie Marlow y la rata gigante de Sumatra de Alberto López Aroca


Divertido  pastiche sherlockiano, y mucho más,  que cruza los caminos del “noruego” Sigerson con el personaje  de Joseph Conrad en uno de esos rincones perdidos del globo que tanto me gustan, una isla cubierta por la niebla en el mar de Java cuyo rasgo geográfico más característicos es una montaña en forma de Calavera.  Por supuesto todos los lectores del Canon recordaremos que la Rata Gigante de Sumatra es uno de esos “casos jamás contados” que sin embargo han contado con multitud de versiones escritas por otros autores.

El libro está editado de forma muy profesional, con una bonita portada dibujada por Sergio Bleda y un diseño sencillo pero más que correcto realizado por el dibujante “Mortimer”, tiene un aspecto clásico y particularmente me gusta la repetición del motivo de la portada en el lomo, para que luzca claramente en nuestras estanterías.

Por supuesto Sigerson y Marlow, compañeros en esta aventura, con sus más y sus menos, no son los únicos personajes conocidos con los que nos cruzaremos en este viaje. Personalmente, y creo que no soy el único, me ha encantado la presencia de cierto marinero belga con afición por el whisky Loch Lomond, pero otras totalmente inesperadas, como el siniestro doctor que inicia todo este desaguisado, se suceden durante todo el relato. También me parece un acierto proporcionar un marco narrativo excepcional para esta historia excepcional, en este caso el Jorkens de Lord Dunsany, lo que como ya hiciera en Sherlock Holmes y los zombies de Camford sirve para mostrarnos un lado distinto de Holmes del que ofrecen los relatos escritos por el siempre fiel Watson.

Además de los autores”primarios” (por llamarlos de alguna manera)  a los que homenajea, saquea amigablemente, utilizando sus personajes la influencia de Kim Newman (y especialmente su magnífico saqueo titulado Professor Moriarty: The Hound of the d’Ubervilles)  puede notarse en el retrato que ofrece de otro de esos personajes.  También está el homenaje a Farmer clarísimamente presente.

Como ya hizo en otros volúmenes de su producción el libro se complementa con un denso, densísimo, glosario en el que se mezclan bromas y veras  con más o menos relación con el relato y que multiplica hasta el infinito el número de referencias más o menos oscuras.

Junto con el libro también se ofrecía el cuadernillo que contiene La rata gigante de Sumatra en el Oeste, relatillo “extraño” de ese peculiar escritor  llamado Norm Eldritch del que ya conocimos alguna de sus desventuras en el Necronomicon Z. 

Además en sus páginas descubrimos que el autor planea continuar algunos de los cabos sueltos dejados por este relato, en particular el destino de los desaparecidos del Mary Celeste en una nueva novela, Los Naufragos de Venus, que igualmente está siendo financiada mediante un crowdfunding.

P.D. Se hace necesario mencionar aquí las magníficas láminas que Sergio Bleda realizó como recompensa para los "inversores" en el proyecto y el titánico esfuerzo de conseguir que cierto recluso apicultor de Sussex  enviara una carta a los lectores. Esfuerzo que agradezco profundamente a Alberto López Aroca, claro está. 
Publicar un comentario en la entrada