sábado, 23 de febrero de 2013

Sistemas de juego: Marvel Superheroes Adventure Game (SAGA)


Ya he reseñado en este blog dos de los sistemas con los que se ha intentado plasmar el universo DC en el mundo de los juegos de rol  (el DC Universe y el DC Adventures) ahora le toca el turno a uno de los juegos dedicados a la competencia, los juegos ambientados en el universo Marvel.

Mientras que los juegos de DC son bastante "clásicos", sistemas ya probados como el Legend (d6) y el M&M, los de Marvel suelen ser más originales. Excepto quizás el primer  Marvel Superheroes (de TSR), han sido juegos innovadores, que al menos han intentado aportar algo nuevo en cuanto a mecánicas o presentación en el mercado del rol  al menos diferentes a lo estándar. En este caso la principal innovación (por supuesto relativa), o la más llamatica, era la utilización de cartas en vez de dados para resolver el elemento aleatorio en las acciones del juego; pero había otras como el bienvenido nivel de abstracción, que permitía simplificar muchos elementos al convertirse en valores de juego, el que los héroes fueran los únicos que realizaran acciones o un sistema de daño altamente intuitivo utilizando también las cartas. 

La creación de personajes es aleatoria sólo hasta cierto punto, determinándose los valores por medio de una extracción de cartas, pero con cierta libertad para repartir esos puntos (luego introdujeron un sistema totalmente aleatorio en un suplemento), el sistema de poderes es bastante abstracto y aunque flexible no permite la misma variedad que juegos más complicados, limitándose  a ofrecer a una serie de poderes genéricos con unos cuantos trucos y limitaciones, para personalizarlos. 

En su ficha los personajes sólo cuenta con cuatro características Físico (combinación de fuerza y resistencia), Agilidad, Intelecto y Fuerza de Voluntad con valores de 1 a 30 (aunque de 1 a 10 eran valores "humanos"), además había dos valores muy importantes Edge (límite) un valor que explicaré un poco más adelante y Hand (Mano), en principio igual el Edge +2,  que son las cartas que el personaje podía tener en mano y que sirve también para indicar la vida y energía del personaje. También había un factor más "interpretativo"  que era llamado "Calling", la motivación por la que el héroe se había dedicado a esta peligrosa actividad de luchar contra el crimen. También incluye una lista bastante larga de habilidades, que no tienen un valor en si mismas pero reducen el nivel de dificultad de las pruebas relacionadas con dicha habilidad. Cuentan únicamente con dos niveles (normal y experto).  Todo el proceso de creación es bastante rápido y sencillo.

A la hora de realizar una acción el narrador determina primero una dificultad, fija o determinada por una característica de la oposición más una carta extraída al azar del mazo, que el personaje debe superar. Para ello se  debe sumar una de esas características y en, en principio, una única carta de su mano, que tienen un valor de 1 a 10. Sin embargo aquí entraba en juego el concepto de Edge: un personaje podía jugar cartas adicionales, si el valor de las mismas estaba por debajo de ese valor. Otra forma de jugar más de una carta es gracias a los palos de la baraja especial, estas tienen un icono que se correspondía con cada una de las cuatro características de juego,  además de un quinto, el de Doom (representada por el Doctor Muerte, Dr. Doom); si la carta jugada coincidía con la característica necesaria para resolver la acción se cogía una segunda carta del mazo y se añadía a la suma (y si esta seguía siendo del mismo palo se continuaba el proceso de la misma manera) mientras que si se jugaba una carta de Doom, esta era guardada por el narrador para usarse después en contra de una acción de los jugadores en un momento posterior. 

Además las cartas permiten, aunque no quedaba demasiado explicado en las reglas, utilizarse también para introducir elementos en la trama (por lo que cada una contaba con una frase que describía un evento o situación y un calling con el que dicho evento podía relacionarse) y también cuentan con un símbolo y un color que indicaba un resultado positivo, negativo o neutro y que sirve para resolver cuestiones puramente aleatorias.

Físicamente  el juego se presenta, además de con la baraja de cartas, en dos libros de pequeño formato, un Game Book conteniendo las reglas, en blanco y negro y no demasiado lucido en cuanto a maquetación, y el más breve y vistoso Rooster Book, libreto de personajes en color que incluye los perfiles de un buen puñado de héroes y villanos del universo Marvel, además de una breve historia del mismo. La verdad es que el sencillo sistema de creación permite hacerse una idea bastante rápida de como es un personaje y facilita introducir personajes "al vuelo" sin tener que pensar demasiado en sus características o habilidades. 

En general se trata de un juego muy divertido y dinámico, con un sistema de poderes un poco escaso y quizás algunas lagunas en las reglas ( de las cuales unas cuantas fueron solucionadas en el magnífico suplemento Reed Richards' Guide to Everything, del que espero hablar en una entrada posterior). El uso de cartas une cierta capacidad estratégica con las sorpresas del azar, además de la idea de otorgar cierto control narrativo a los personajes, aunque he de admitir que en nuestras partidas los jugadores raramente (si alguna vez) usaron las cartas en ese sentido.

Puntuación: 8/10
Publicar un comentario