sábado, 21 de diciembre de 2013

Cosas para leer: Rocketeer Hollywood Horror por Roger Landridge y J Bone


Continúa la producción original de nuevas historias del héroe volador creado por Dave Stevens de la mano de IDW. Se trata de una nueva miniserie independiente, recopilada a continuación en tomo, cuyo argumento y situaciones no tiene conexión con la anterior historia guionizada por Mark Waid y Chris Samnee. En cierta forma es como si la sucesión de miniseries continuara con el formato de antología de Rocketeer Adventures, aunque ofreciendo un espacio más amplio para que los autores se luzcan.

Lo primero que llama la atención es la similitud de la portada de ambos tomos, con nuestro protagonista en primer plano, aviones (un único avión en el caso de la nueva miniserie) detrás y un cielo en tonos naranjas de fondo y su escasa conexión con el contenido interior. En este caso la portada ha sido realizada por la leyenda del comic Walter Simonson, que no se encarga del dibujo interior que queda en manos de J Bone. Este J Bone opta por una aproximación casi de dibujos animados, inevitable la referencia al estilo de Bruce Timm (especialmente en los personajes femeninos) aunque  curiosamente con este dibujo más "infantil" Betty recupera parte de la carga sexual que echaba de menos en el anterior tomo. Es un dibujo muy plástico, muy correcto sin duda, pero personalmente me resulta extraño en un personaje más acostumbrado a un dibujo de corte realista y clásico como el de Stevens.

El guión del Roger Landridge resulta algo inconexo y quizás le falta un villano de más empaque o con un plan algo más... creíble. No voy a desvelar el argumento pero este parece más un chiste con cierto tipo de personaje de la ciudad de Los Angeles, siempre obsesionada con los gurus y las religiones extrañas, que un villano realmente peligroso, con un plan coherente. Entre los puntos positivos la aparición de la encantadora pareja de detectives Nick y Nora (de la serie de novelas y  películas de El hombre delgado) o al recuperación del "misterioso" fabricante de la mochila cohete y sus ayudantes, aunque su papel tampoco resulte demasiado afinado. También es gracioso el pequeño chiste que se permite con la versión cinematográfica del personaje haciéndo a Cliff usar, brevemente, un cohete sustituto con un diseño más parecido al de la película. La aparición de un narrador externo, un personaje muy conocido, resulta también un poco forzada y sobre todo tiene una influencia mínima sobre el relato en sí (además de nunca quedar claro como es que dicho personaje conoce la mayoría de detalles de la historia) 

En definitiva otro comic entretenido, pero innecesario, que añadir a la creciente franquicia.

Puntuación: 6/10
Publicar un comentario en la entrada