jueves, 4 de diciembre de 2014

Cosas para leer: Next Men de John Byrne


John Byrne es uno de los grandes autores de la historia del comic de superhéroes, su etapa como dibujante en la Patrulla-X o sus números como autor completo en los 4 Fantásticos y en Superman son continuamente recordados y republicados. En estos Next Men de nuevo se trata del autor tanto del guión como del dibujo, pero además lo hace creando su propio universo narrativo en una editorial menor y en la editorial Dark Horse. Tras 31 números la serie cerró en 1995, dejando el final de la historia en el aire hasta que fue retomada  y finalmente completada por IDW Publishing en 2010.

Mediados de los 90, cuando la colección vio por primera vez la luz, era la época de la burbuja especuladora del comic, del nacimiento de Image, y Byrne intentó conseguir algo parecido también con sus propios personajes. Era un autor muy famoso y respetado, conocido también por su ego, que ha provocado innumerables disputas y anécdotas a lo largo de los años y el título completo de la serie es John Byrne's Next Men, para dejar dejarlo bien claro pero en gran parte marca su última gran obra, ya pasados sus años dorados. 

Los Next men del título, Jasmine, Nathan, Jack, Bethany y Danny, son un grupo de personajes que a lo largo de la mayor parte de la narración aparecen perdidos, sin encontrar un camino propio y, a veces, con una personalidad que tampoco parece bien definida. Criados en un mundo de realidad virtual, dotados de poderes sobrehumanos (pero afligidos por efectos secundarios igualmente graves) deben descubrir y comprender un mundo que no es el suyo y que parece también algo enloquecido.  Junto a ellos aparecen una multitud de personajes secundarios, que en ocasiones no parecen bien aprovechados o que terminan confundiéndose un tanto, otros resultan meras parodias de enemigos personales, editores principalmente, del autor (algo que Byrne ha hecho en otras obras). El villano, llamado nada menos que Satanás, resulta algo unidimensional, frente a la complejidad moral de los héroes su oponente parece seguir funcionando como un tópico supervillano.

Ya en Alpha Flight Byrne había jugado con personajes algo disfuncionales y un equipo de superhumanos poco habitual, pero Next Men no es exactamente un comic de superhéroes; aunque hay personajes con superpoderes, e incluso aparecen los típicos trajes de licra en determinado momento, los referentes argumentales están más cerca de la ciencia ficción y las historias de espionaje y conspiración. Las historias también tocan temas polémicos, como las relaciones sexuales, la religión o los abusos infantiles, de forma algo forzada en algunos momentos pero mucho más directa de lo que hacen los comics de superhéroes tradicionales.  

Publicados recientemente por Norma, en 4 tomos que contienen  los 31 números de la serie original, y la precuela/secuela 2112, además de los números de la segunda serie y tercera series (hasta el 44) publicadas por IDW  es una historia compleja con viajes en el tiempo y falsas realidades. A veces es complicado seguir el hilo narrativo de lo qué pasa y a quién, especialmente cuando se multiplican las versiones alternativas de los personajes principales y la línea temporal más se enreda.  Es un placer leer por fin el final de una historia que había quedado tantos años en el limbo.  Sin embargo este final agridulce, aunque al fin cierra muchos interrogantes abiertos, tiene algo de deus ex machina, de resolución  algo simplista.

Respecto a la edición de Norma, aunque físicamente me gusta el diseño de las sobrecubiertas y de las portadas, con  cada número basado en un color distinto, resulta un poco escasa, sin extras de ninguna clase ni artículos aclaratorios. El coloreado y la reproducción de las imágenes no siempre es perfecta especialmente en el primer tomo, mientras que el último tomo con material moderno no sufre de estos problemas, con algunos dibujos que parecen algo borrosos, con el color virado o incluso levemente pixelados. 

El dibujo de Byrne muestra el paso del tiempo entre ambas épocas,  pese a que el autor parece esforzarse para que esa diferencia sea mínima, especialmente en los personajes principales. El trabajo más moderno  muestra un cuidado y una atención al detalle que se echa en falta en otros trabajos menos personales de Byrne, tampoco se deja llevar tanto por la sobrecarga de lineas y el diseño más "feista" que a mi entender a afectado negativamente a su trabajo de las últimas dos décadas (especialmente con algunos entintadores).  


Puntuación: 7/10
Publicar un comentario en la entrada