Héroes y villanos: Halcón Nocturno, Peregrine

Ya hemos mencionado a Halcón Nocturno I, Edward Walton (1946-1993), en la entrada dedicada a su hermano, y compañero de aventuras durante un tiempo, el segundo Vigilante. Allí se refiere con más detalle su papel como compañero-ayudante de su hermano como el primer Halcón Nocturno y las crecientes tensiones entre ambos.

Edward siempre había apreciado un acercamiento más directo a su papel y en varias ocasiones demostró una tendencia al uso excesivo de la fuerza, pese a las reconvenciones de su hermano que creía en unos estrictos límites en su papel de justicieros.

Durante el Gran apagón de Nueva York en 1977 se produce el último caso en que trabajan juntos. Esa terrible noche, en que el villano conocido como el Imp aprovecha para realizar uno de sus habituales planes enloquecidos; que incluía el secuestro, y tortura, de varias personalidades públicas de la ciudad, incluida la por entonces pareja del joven Ed, la heredera Sylvia Berkenbosch. Separados durante la investigación, fue Halcón Nocturno el que localizó al villano y le propinó una brutal paliza, casi mortal, antes de verse interrumpido por la aparición del Vigilante.

El dúo de justicieros no pudo mantenerse unido después de eso y la relación familiar prácticamente se rompió. El padre de ambos, el ya retirado Primer Vigilante, intentó mediar en la disputa sin éxito y tras una pelea fenomenal Ed abandonó la mansión Walton y Nueva York.

Tras dejar atras Nueva York, a su familia y su  primera identidad enmascarada, Edward viaja por diversas parte del país; realizando varios trabajos mal remunerados e intentando mantenerse alejado de todo. En 1980, tras recalar en Filadelfia, consigue un trabajo en el cuerpo de policía bajo su propia identidad. Un año después adopta la indentidad de Peregrine al enfrentarse a la corrupción en el cuerpo y la influencia de diversas organizaciones criminales en el gobierno de la ciudad.

Simon intenta contactar con su hermano, en realidad no tarda demasiado en descubrir la identidad del nuevo protector de Filadelphia, pero el más joven de los Walton se niega a escucharle o recuperar la conexión con su familia. Se considera a si mismo un instrumento de la justicia y se comporta como un solitario, sin unirse a ningún grupo o colaborar, a menudo, con otros héroes. Sus relaciones personales son a menudo breves y poco profundas, manteniendo también a parejas y amigos a distancia.

Sus años de carrera contra Peregrine le enfrentaron más contra organizaciones criminales comunes que contra villanos disfrazados. La discrepancia entre sus métodos y los de su hermano se fue acentuando, así como su actitud de desconfianza hacia la justicia convencional y hacia otros héroes; a los que consideraba en exceso blandos y culpables de la criminalidad que veía a su alrededor.

La muerte de su hermano mayor, en 1984, confirma sus peores temores. Cambiando de nuevo de identidad retoma el legado familiar y se convierte en el tercer Vigilante, de vuelta en Nueva York, aportando esa misma actitud más violenta. Sobre esta parte de su carrera, sin embargo, hablaré en una futura entrada.

Halcón nocturno (I) para ICONS
Destreza Aceptable 4
Coordinación Grande 6
Fuerza Media 3
Intelecto  Aceptable 4
Consciencia Aceptable 4
Voluntad  Media 3

Equipo
Cinturón de utilidades: Gadgets Medio 3
Boleadoras especiales: Balancearse Medio 3

Especialidades
Artes marciales
Atletismo 
Investigación
Sigilo 

Cualidades
Mejor pedir perdón que permiso
Deseo de independencia
Alegría juvenil

Resistencia
6

Determinación
3

Peregrine para ICONS
Destreza Buena 5
Coordinación Buena 5
Fuerza Buena 5
Intelecto  Aceptable 4
Consciencia Aceptable 4
Voluntad Aceptable 4

Equipo
"Alas" (cuchillas-escudo unidas a su antebrazo)
- Ataque (cortante) 4
- Ataque (contundente) 3
- Resistencia al daño 4 (Requiere una acción para bloquear)

Especialidades
Armas (Experto)
Atletismo
Investigación (Experto)
Sigilo

Cualidades
Yo no soy mi hermano
La Justicia a veces requiere sangre
Las calles son mi territorio

Resistencia
8

Determinación
2