domingo, 18 de octubre de 2009

Cosas para leer: Lobster Johnson, The Satan Factory por Thomas E. Sniegoski

El universo de Hellboy no sólo representa una actualización del pulp a una ambientación más o menos actual, además cuenta entre sus personajes con un verdadero héroe de la Era Pulp: The Lobster.

Aunque en un principio su papel fue más bien secundario, aparecer como complemento a las historias principales o bien su aparición como un fantasma en la trama actual, con el tiempo ha protagonizado su propia miniserie (titulada The Iron Prometheus) y ahora, también, su propia novela. El personaje toma elementos de algunos personajes autenticamente pulp: en cuento a su apariencia me recuerda principalmente a las imágenes del serial de Captain Midnight, pero en cuento a su comportamiento y aventuras recuerda mucho más a la Sombra o, especialmente, a The Spider, incluyendo un sistema con el que graba su símbolo en la frente de los gánsteres a los que elimina. Por lo demás la mayoría de su historia, su origen entre otras cosas, no ha sido desvelado aún (al parecer Mignola quiere hacerlo en los comics) lo cual puede parecer extraño pero que por otro lado tiene antecedentes en el personaje de la Sombra (como ya comente en su momento)

Poco puedo decir sobre el autor, aparte de dirigiros a su página web oficial. Al parecer es colaborador habitual de Christopher Golden, el autor de las primeras novelas de Hellboy (de la primera de ellas ya hice una reseña, aquí) y tiene una larga carrera, especialmente en novelas relacionadas con franquicias y las novelas para jóvenes. Su único trabajo que he leído antes de esta novela, sin embargo, es Stupid, Stupid Rat Tails un comic situado en el pasado del universo de Bone, y que resulta divertida pero sin más pretensiones.

El libro comienza con una pequeña introducción que juega con la historia de The Lobster como un personaje al que se cree ficticio, dentro del mismo universo de ficción, haciendo referencia a su supuesta carrera como héroe de una revista pulp o en una serie de películas mejicanas, que por su descripción recuerdan claramente a las películas de El Santo. Pero el autor, sin embargo, afirma que es posible quizás si existiera un personaje real que habría inspirado esas obras de ficción e introduce un paquete de documentos (adecuadamente indeterminados en cuanto al volumen) encontrados recientemente y que, supuestamente, narran esas aventuras reales del héroe. Este recurso recuerda al sobreexplotado "paquete perdido de textos de Watson" del que tanto han abusado los pastiches holmesianos, pero en este caso resulta un texto divertido y permite, además, justificar posibles discrepancias entre esta fuente "autorizada" y versiones anteriores del personaje.

Por cierto, una pequeña nota curiosa, aunque oficialmente su nombre es Lobster Johnson (y así aparece en la portada) se supone que en realidad Johnson es un añadido realizado por el autor de los pulps sobre el personaje que, sin saber nada sobre su verdadera identidad, le dotó de una identidad secreta, un millonario supuestamente tullido llamado Walter Johnson. En el texto, y en el interior de los comics, es llamado simplemente The Lobster.

La novela sigue muchos de los presupuestos de las historias de la Sombra, con un plantel amplio de agentes que rodean al personaje central, que se comporta de forma misteriosa y sobre el que muy poco es revelado. También el ambiente de jefes mafiosos y las calles de Nueva York recuerdan a las historias de Gibson. Donde se aleja claramente de este modelo es en el trato de lo sobrenatural, en las novelas de la Sombra lo sobrenatural no existe, o se explica en términos de seudocientíficos o recurriendo a recursos de magia escénica. Aquí el elemento sobrenatural es el eje central de la trama, en este caso se trata de un esqueleto (aparentemente de un ser demoniaco) que es capaz de generar una sustancia que convierte a los seres humanos en monstruos. Con dicha arma un ambicioso y cruel jefe criminal, uno de los personajes más conseguidos del libro, planea hacerse con el control de la ciudad eliminando a su competencia. Por supuesto The Lobster y sus agentes se interponen en sus planes y las escenas de acción se suceden. También ha de contar con que los planes del doctor Chapel, el hombre que lo encontró en México, y del mismo esqueleto no coinciden con los suyos, estos planean mucho más que simplemente hacerse con el control del crimen en la Gran Manzana.

Apenas hay tramas secundarias y hay poco desarrollo o análisis de personajes, cumpliendo con una norma de oro de esta clase de obra: la acción es el motor principal de la trama y su justificación, la reflexión o el mensaje son adornos, apreciables si están bien hilvanados, pero secundarios. En ese sentido el libro, sin duda, consigue su objetivo, llevándote de una escena de acción a otra de forma eficiente, durante casi todo el volumen, para atascarse al final. La gran lucha definitiva resulta algo confusa, demasiado larga y en un intento, supongo, de aportar espectacularidad consigue resultar incluso un poco ridícula. No es que el final desmerezca la novela, como puede suceder en una obra de misterio en que el final suele dar sentido a toda la obra, pero resulta un poco decepcionante después de cómo se ha desarrollado hasta entonces la historia, a un ritmo trepidante. El personaje cuya psicología aparece más perfilada, y que ocupa en realidad el centro de la escena casi tanto como el supuesto protagonista, es el ex policía Jake Hurley, que ahora intenta enderezar su vida trabajando en la organización de The Lobster y que sirve como introductor de los lectores en el peculiar mundo del justiciero y sus agentes.

Comentar que, en su sencillez, me ha gustado mucho el aspecto físico de la edición, tanto la ilustración de cubierta como el diseño de las tapas resulta atractivo, con un aspecto algo retro que resulta de lo más adecuado para la historia. La portada es de Gregory Manchess, autor cuya página web personal podéis ver aquí, y que es el autor de las ilustraciones para los volúmenes cinco y seis de la edición cronológica de los relatos de Conan publicada por TimunMas.


The Lobster para SotC
Aspectos
Azote del hampa
"¿The Lobster? Sólo es un mito"
Siempre preparado, siempre dispuesto
"¡La pinza grabada a fuego en sus frentes!"
Contactos gubernamentales
Los agentes de The Lobster nunca descansan
Acción desesperada
Nunca sin su uniforme


Habilidades
Coraje
Puntería Resistencia
Alerta Pelea Sigilo
Atletismo Educación Intimidación Investigación
Engañar Fuerza Juegos de Manos Liderazgo Recursos

Proezas
Secuaz, Red de Secuaces
Mantener la calma
Fuerza interior
Gadget: Gafas de visión nocturna.


Publicar un comentario en la entrada