jueves, 19 de noviembre de 2009

Cosas para ver: Filmografía (3)

Más películas presentadas sin orden ni concierto. Como en las anteriores partes de esta filmografía incluyo aquí diversas películas que, de una forma u otra, pueden servir como inspiración para un director de campañas pulp, fundamentalmente centradas en el género de aventuras, en alguna de sus múltiples formas, pero con algunas referidas a otros géneros como el de luchadores contra el crimen, aviación o el género negro. Algunas de las películas no han aparecido en el blog hasta ahora por imperdonable olvido y otras por la necesidad de volver a verlas antes de hacer un comentario, que de lo contrario estaría basado en mis difusos recuerdos, otras han sido descubrimiento reciente para mí o películas de las que había oído hablar. Espero que os gusten y al menos una os resulte una, agradable, sorpresa.

El Secreto de los Incas (1954), Jerry Hoper
Género: Aventuras
Interesante para: arqueólogos aventureros, visitantes de los Andes, buscavidas y personajes turbios.

Este es, sin duda y reconocido por Spielberg, uno de los más claros antecedentes de las películas de Indiana Jones; película dirigida por Jerry Hoper y protagonizada por Charlton Heston y Nicole Maurey.

El personaje principal, Harry Steele (Heston), es un individuo de turbio pasado y honestidad más que dudosa que sueña con hacerse con un mítico tesoro inca, perdido en tiempos de la conquista. En esta búsqueda del tesoro se ve implicada, en un principio contra su voluntad, una atractiva joven de Europa oriental, Elena Antonescu (Maurey) que ha llegado a Perú escapando de su país y que proporciona el necesario argumento romántico de la película. Por supuesto Steele no es el único que busca el tesoro: en el yacimiento se encuentra un grupo de arqueólogos norteamericanos, dirigidos por el profesor Stanley Moorehead (Robert Young), interesados más en su valor histórico que en el meramente crematístico y a los nativos,  que quieren encontrarlo para que se cumplan las profecías que hablan de un resurgir de su pueblo si el tesoro es encontrado. Pero el principal oponente de Steele en su búsqueda es Ed Morgan (Thomas Mitchell), un personaje aún más oscuro que Steele, la imagen de lo que este podría llegar a ser si se dejara llevar por sus facetas más desagradables.  Las similitudes con Indiana Jones, especialmente con el personaje más mercenario de  Raiders, pueden observarse ya en este sucinto resumen argumental, pero hay más: desde la misma indumentaria del protagonista (camisa y pantalón caqui, sombrero fedora y gastada cazadora de cuero) hasta ciertas escenas que son directamente homenajeadas en la película de Spielberg. La única gran diferencia con las películas de Indy es la ausencia de elementos sobrenaturales "reales" en la trama.


Una parte importante de la película fue rodada en escenarios reales, en Cuzco y en Machu Pichu, y se utilizaron verdaderos nativos andinos como extras para gran parte del metraje dándole cierta credibilidad (aunque las escenas rodadas en estudio parecen especialmente falsas en contraste) Incluso se escogió a la soprano y actriz peruana Yma Sumac para interpretar a Kori Tica, una sacerdotisa inca y líder de los nativos, protagonizando algunas escenas musicales algo forzadas. Algunas referencias, especialmente en el terreno político, son claramente de los años 50 pero en general la aventura principal y la ambientación andina pueden usarse directamente en cualquier campaña.

La mayoría de la película podría trasladarse paso a paso a una partida, con los jugadores interpretando a diversos arqueológos, aventureros y, quizás, nativos deseos de encontrar el tesoro.

Cuando ruge la marabunta (1954), Byrin Haskin
Género: Avénturas, romántica
Interesante para: viajeros en América del Sur, terratenientes antisociales, mujeres que huyen de su pasado.

Otro film protagonizado por Charlton Heston con ambientación sudamericana, aunque en este aventura se trate de la jungla y no de las montañas andinas. La historia, basada en el relato Leiningen versus the Ants (aparecido en Squire en Diciembre de 1938) de Carl Stephenson,  nos sitúa en la jungla amazónica, donde Christopher Leiningen (Heston) ha conseguido levantar una prospera plantación de cacao tras quince años de duro trabajo y lucha contra la selva. Entonces llega Joanna (Elanor Parker) una novia por correo que Leiningen ha "encargado". El fuerte carácter de ambos, unido a la poca experiencia con las mujeres de Leiningen, les hace enfrentarse; finalmente el terrateniente decide rechazar a Joanna y mandarla de vuelta a los EEUU, sin embargo debe esperar aún una semana para que vuelva el barco de suministros.  Pero este plan se ve arruinado cuando, antes de cumplirse esa semana, irrumpe la marabunta: un gigantesco ejército de hormigas soldado, que avanzan por la selva, arrasándolo todo a su paso, y que se dirigen inevitablemente hacia la plantación. Pese a que todo parece perdido Leiningen se niega a abandonar las tierras que ha arrancado a la jungla y comienza su épica lucha contra las hormigas, Joanna se une a él y en medio de la lucha sus diferencias se ven superadas.


Estas hormigas soldado pueden constituir una buena trampa en manos de villanos o pueblos perdidos selváticos, son un enemigo difícil de vencer frente al que los métodos normales no sirven para nada y que requieren cierta imaginación y un uso dinámico del entorno por parte del master y los jugadores.

La máscara de Dimitrios (1944), Jean Negulesco
Género: espionaje, negro
Interesante para: mercenarios, espías, traficantes de mercancías prohibidas

El escritor holandés de novelas de detectives Cornelius Leyden (Peter Lorre) se encuentra en Estambul de vacaciones donde un admirador, y coronel de la policía turca, le habla sobre Dimitrios Makorpoulos (Zachary Scott), un criminal internacional cuyo supuesto cadaver ha aparecido ese mismo día, arrastrado por las olas hasta la costa. Interesado por el caso, y el personaje, Leyden se dedica a investigar más sobre la vida de Dimitrios, siguiendo los distintos escenarios de sus hazañas y entrevistándose con personas que lo han conocido para ir haciéndose una imagen, incompleta, de su personalidad y su vida. Al mismo tiempo un antiguo asociado del criminal, el señor Peters (Sidney Greenstreet) comienza a seguirle, podríamos decir a acosarle, sin que Leyden pueda entender muy bien la razón. 

Aunque la película es ya  de 1944 la acción se ambienta en 1938, y los distintos episodios narrados se relacionas con los acontecimientos europeos del periodo de entreguerras, con Dimitrios moviéndose con siniestra habilidad entre ellos. Está basado en una novela del escritor Eric Ambler (The Mask of Dimitrios, 1939) y, según algunos, inspirado en la vida real de Basil Zaharoff, un vendedor de armas de vida bastante  oscuro muerto en 1936.


El género del espionaje cinematográfico tuvo varios ejemplos notables durante los años 30, en muchos de ellos se mezclaba con elementos del género negro. Según se acercaba la segunda guerra mundial, muchas de estas películas fueron adoptando un cada vez más notorio tono propagandístico anti-nazi, como es el caso de Casablanca (1942) o The Conspirators (1944) del mismo Negulescu.

Las minas del rey Salomón, la clásica novela de aventura de Haggard, ha visto varias adaptaciones a la gran y a la pequeña pantalla, de una calidad muy variable. En casi todas ellas, sin embargo, vemos como el personaje de Allan Quatermain es transformado del viejo y cínico cazador de la novela en un héroe más usual, normalmente más joven y atlético, se introduce un personaje femenino para darle un interés romántico y otros personajes del libro desaparecen, o son fundidos entre sí. Muchas de las adaptaciones, además, llevan la acción de la década de 1880 cuando se ambienta la novela a fechas más cercanas a la producción (si bien a menudo imprecisas)

Las minas del rey Salomón (1950), Compton Bennet y Andrew Marton.
Género: Aventuras
Interesante para: grandes cazadores, exploradores africanos



No he visto la versión de 1937 así que es la de 1950, protagonizada por Stewart Granger y Deborah Kerr, la que suelo considerar como la versión clásica. Aquí Quatermain es un hombre de mediana edad, que trabaja como guía de safari y que tiene un hijo en Inglaterra al que nunca ve. Es contratado por la señora Elizabeth Curtis para que encuentre a su marido, Henry, desaparecido en territorio inexplorado, mientras buscaba las míticas minas de diamantes del rey Salomón. Por supuesto la señora Curtis y nuestro intrépido explorador se enamoran uno de otro y la expedición se encuentra con peligros diversos, la mayoría provenientes del entorno. Según IMDB la intención original había sido contratar a Errol Flynn en el papel que finalmente interpretó Granger, lo que supongo que habría dado lugar a una película muy distinta. Parte de la película se rodó en escenarios reales en varias localizaciones en África, y en 1959 se rodó una segunda parte, titulada Watusi, protagonizado por el hijo de Allan, Harry (en este caso interpretado por George Montgomery) y que reutiliza parte de ese material.

Las minas del rey Salomón (1985), J. Lee Thompson y Allan Quatermain y la ciudad perdida del oro (1986), Gary Nelson.
Género: Aventura
Interesante para: una tarde sin otra cosa mejor que hacer

La supuesta versión de 1985 tiene aún menos que ver con el original literario y es, principalmente, un intento de capitalizar el éxito de Indiana Jones, imitando en todo lo posible dicho modelo pero careciendo de cualquier clase de talento. Se trata de una obra muy inferior, que exagera hasta el ridículo los tonos de comedia y, aún así, consigue hacerse aburrida. Protagonizada por Richard Chamberlain (como Alan Quatermain) y Sharon Stone (Jesse Huston) el argumento utiliza tan sólo algunos elementos, pocos, tomados de la película anterior, más que del relato original. En este caso Quatermain es igualmente contratado por una hermosa mujer para encontrar a un familiar desaparecido buscando las minas, pero ahora se trata de su padre y no de su marido. Para complicar más el argumento aparecen como oponentes principales un grupo de alemanes muy caricaturizados, capitaneados por un tal Coronel Bockner (Herbert Loom) y un igualmente exagerado tratante de esclavos turco Dogati (el pobre John Rhys-Davies). La película está llena de anacronismos y en general es bastante estúpida, con una sobrecarga de trampas, peleas y escenas "inspiradas" en Indiana Jones pero ridículas y, sobre todo, muy mal realizadas. La segunda parte, aún peor,  se estrenó dos años después, aunque ambas fueron rodadas a la vez. En este caso adaptando, se supone, la novela titulada únicamente Allan Quatermain con resultados igualmente desafortunados.


Las minas del rey Salomón (2004), Steve Boyum
Género: aventura
Interesante para: fans de Alison Doody, cazadores con conciencia, buscadores de tesoros

Versión realizada para la televisión, protagonizada por Patrick Swayze, en el papel del cazador Allan Quatermain, y Alison Doody, (Ilsa en la Última Cruzada) como Elizabeth Maitland, la mujer que le contrata. De nuevo no hay ni rastro de la mayoría de personajes centrales de la novela, o estos aparecen tan alterados que son prácticamente irreconocibles. 

 De nuevo tenemos un personaje bastante más joven y apuesto que el de la novela y también una clara emulación de elementos de la saga de Indiana Jones, introduciendo un elemento místico llamado la Piedra del Poder y trampas y puzles arqueológicos.  Por supuesto en ese sentido la inclusión de Doody como co-protagonista no es para nada inocente. En esta ocasión los villanos principales son agentes del zar, ya que el padre de Eizabeth había confiado en este para financiar su expedición. 

El personaje principal, interpretado con profesionalidad, presenta similitudes con la versión de Granger, como su reluctancia a matar más animales de los estrictamente necesarios o la situación de su hijo en Inglaterra, pero es un personaje mucho más físico que este, metiendose en pelas a puñetazos o acometiendo proezas atláticas diversas. El mayor problema de esta versión es la longitud, al ser una miniserie de televisión y no una película "normal", se hace muy larga para verla de una sola sentada a lo que se une el problema de ciertos tiempos muertos que relentizan aún más el visionado. Interesante la producción y el vestuario pero igualmente una versión menor.

La liga de los caballeros extraordinarios (2003), Stephen Norrington
Género: acción
Interesante para: aficionados a las bandas sonoras

Si hablamos de Quatermain se hace necesario mencionar este despropósito de película. Basándose en un comic genialmente escrito por Alan Moore y dibujado por Kevin O´Neill, el equipo dirigido por Stephen Norrington realiza una película que no hace justicia a su referente. Los personajes sólo recuerdan remotamente a los del comic, y aún menos a los originales literarios, cuando no fueron añadidos al elenco original sin demasiado criterio; el caso más notorio es la inclusión de Tom Swayer, que no se ajusta ni cronológica ni temáticamente a los demás personajes, pero que básicamente sirve para introducir un héroe americano en el grupo. En vez de utilizar la trama del comic, y de mantener el juego constante de referencias y cameos que da un valor añadido a la versión en viñetas deciden crear una historia propia que resulta forzada y poco interesante.

El Quatermain de este película, interpretado por un Sean Connery algo perdido, de nuevo recuerda más a un Indiana Jones, más cascado, que al personaje de las novelas, incluso adoptando parte de su vestuario icónico. El objetivo original era convertir esta en la primera parte de una franquicia, peo el mal resultado crítico cortó de raíz esa posibilidad. Poco hay que decir sobre este despropósito, excepto que la banda sonora supera, con mucho, la calidad del film. 

Beau Geste (1939), Willia, A. Wellman
Género: aventuras legionarias
Interesante para: reclutas de la legión extranjera, viajeros en el norte de África

De nuevo existe una adaptación anterior de 1926, muda, pero esta es la versión más conocida de la historia. La historia está basada en una novela de P.C. Wren de 1924 y contó con varias continuaciones y sequelas, algunas de las cuales también contaron con versión cinematográfica. Se trata de una de las historias más populares de su época y se convierte en materia de parodias y referencias en otros medios y en otros films: desde Abbot y Costello hasta Jean-Claude Van Damme.

Prácticamente toda la película se narra en forma de flashback, cuando una columna de la legión extranjera llega a un aislado puesto fronterizo, donde descubre que toda su guarnición parece haber muerto recientemente. 

La narración retrocede entonces unos años para contarnos la historia  de los tres hermanos Geste, Michael "Beau" (Gary Cooper), Digby (Robert Preston) y John (Ray Milland), huérfanos criados por su aristocrática tía Lady Brandon. La dama decide vender una joya familiar conocida como Blue Water, con gran vergüenza y  motivada por las deudas, pero esta desaparece y los dos hermanos mayores abandonan la mansión, dejando sendas cartas en que se confiesan autores únicos del robo. John les sigue y, descubriendo que se han alistado en la Legión Extranjera, decide unirse a ellos, impelidos por sus fantasías juveniles de lucha y muerte heroica. Allí los hermanos se deben enfrentar a la crueldad del sargento Markoff, que descubre la historia de la joya y, pensando que uno de los hermanos la tiene, intentará apoderarse de ella a toda costa, aunque ello implique matar a los hermanos Geste. Se trata de un clásico de aventuras y para mí la mejor película sobre la Legión Extranjera, junto con Bajo dos Banderas (1936)


El prisionero de Zenda (1937), dirigida por John Cormwell, en su mayor parte, y W.S. van Dyke, las escenas de esgrima.
Género: aventuras
Interesante para: viajeros por la vieja Europa, personajes con sospechoso parecido con la realeza

Se trata de una gran película de aventuras y una de las múltiples versiones de la ya clásica novela de Anthony Hope del mismo título. 

Supongo que todo el mundo conoce, al menos a grandes rasgos, el argumento, que ha sido versionado y parodiado en multitud de ocasiones.

El británico Rudolf Rassendyl (Colman) debe sustituir al príncipe de un pequeño estado Europeo, llamado Ruritania en la novela pero no nombrado en la película, en su coronación, ya que el auténtico ha sido secuestrado y aprovechando que guarda con él un sorprendente parecido. Pronto descubrimos que el secuestro es parte de los planes del hermano del príncipe, el Duque Michael (Raymond Massey), y de su peligroso secuaz, el espadachín Rupert de Hentzau (Douglas Fairbanks Jr.). Tras la ceremonia de coronación la prometida del príncipe, Flavia (Madeleine Carrol), hasta entonces emocionalmente distante, queda impresionada por lo que cree un cambio de personalidad de este, se enamora de él sin saber que se trata de Rassendyl. 

Resumiendo, una trama romántica, muchos duelos espectaculares con la espada y aventura por los cuatro costados. 

Si lo preferís la versión de 1952 es muy parecida a esta y James Mason hace un gran papel como Rupert de Hentzau. Resulta algo anacrónica para la campaña pulp, pero siempre me he preguntado qué sería de Ruritania durante la Gran Guerra o como se enfrentaría al expansionismo nazi (por no hablar de que sucedería con la expansión del bloque soviético).

El secreto de la pirámide (1985), Barry Levinson
Género: pastiche holmesiano
Interesante para: luchadores contra sectas, británicos de buena familia

Esta película es un imposible pastiche holmesiano (como reconocen en los mismos títulos iniciales) que nos cuenta una aventura de juventud del futuro genio de Baker Street (Nicholas Rowe), junto con un no menos juvenil Watson (Alan Cox) y el primer amor del detective, Elizabeth Hardy (Sophie Ward). Los tres se enfrentan a la secta conocida como Ramatep y sus siniestros manejos. 

Se trata de una película ligera de aventuras juveniles, con algunos elementos de terror. He de admitir que, en su momento, pase verdadero miedo con algunas escenas (era joven e inocente): cuando el pollo cobra vida en una de las visiones, por ejemplo; sin embargo el supuesto gran logro técnico de la película, el caballero de la vidriera, siempre me resultó bastante indiferente. 

Poco más puedo decir de una de las películas favoritas de mi infancia, y aunque no está ambientada en la época adecuada, siempre me ha influido, al menos subconscientemente. La banda sonora tiene un par de piezas muy útiles para ser utilizadas en la campaña, especialmente las tituladas the Fencing Lesson y The Ceremony (esta última perfecta para tus sectarios). Por lo demás en leyenda.net existe un artículo que detalla la utilización del Ramatep para las partidas de la Llamada de Cthulhu, que merece mucho la pena.



El hombre que pudo reinar (1975), John Huston
Género: aventura
Interesante para: exploradores en el Hindú Kush, aspirantes a dioses, conspiranoicos pro o anti masónicos.

Otra película de ambientación victoriana, pero creo que su inclusión está completamente justificada. Los protagonistas Peachy Carnehan (Michael Caine) y Danny Dravot (Sean Connery), dos estafadores exsoldados británicos, se lanzan a tierras inexploradas en Kafiristán (hoy parte de Afganistán) para conquistar un reino. Al llegar se ganan la  amistad de un reyezuelo local y comienzan a entrenar a sus hombres en técnicas modernas de guerra, así entrenados (y equipados con rifles, claro) derrotan a los sucesivos reyezuelos de la región. En una batalla una flecha se clava en el pecho de Dravot, en realidad en una cartuchera oculta bajo la ropa, haciendo a los supersticiosos nativos creer que se trata de un ser divino. Cuando ya han vencido a todos sus enemigos cercanos ambos occidentales son llamados a la ciudad sagrada de Sikandergul, fundada nada más y nada menos que por el gran conquistador Alejandro Magno (llamado Sikander por los nativos) y descubren un secreto largo tiempo olvidado.

Tanto Connery como Caine realizan una gran interpretación de esos dos sujetos, cómicos en ocasiones, obsesionados con obtener riquezas y menos inteligentes de lo que se creen, con gran dignidad y encanto. La película, basada en un relato de Kipling,  fue dirigida por John Huston y rodada en gran parte en localizaciones de Marruecos que consiguen aparecer como un sustituto aceptable del verdadero escenario (al menos para los que no lo conocemos) Dravot a tenido una vida literaria alternativa en las obras del escritor británico Kim Newman sobre el Club Diógenes, tanto en su versión Anno Dracula como en las aventuras en nuestra propia línea temporal narradas en otros de sus libros.

Uno de mis personajes en la campaña actual de SotC, llamado Alex Magnus, debe mucho en su origen de personaje a esta película, así que al menos por eso ya creo que merece su inclusión.


La reina de África (The African Queen, 1951)
Género: aventura
Interesante para: veteranos aventureros, predicadores en el África profunda, cualquiera

Aunque gracias al recordatorio de 13, gracias por hacerme notar esta falta, ya la recomendé en los comentarios nunca viene mal volver a mencionar esta película. 

Es una historia de aventuras ambientada en África durante la Gran Guerra, también dirigida por John Huston. Está basada en una novela de 1935 de C.S. Forester, del mismo título; título que se refiere al nombre de un destartalado bote fluvial en el interior del continente negro. Los protagonistas son los geniales Katherien Hepburn y Humprey Bogart, que interpretan a dos personas de personalidades opuestas, el barquero bebedor y cínico Charlie Allnut y la predicadora Rose Sayer, cuyo inicial enfrentamiento cede ante las dificultades extremas que ambos deben superar unidos. 

La historia sigue a ambos personajes en su descenso por el río, enfrentados sobre todo a la naturaleza pero también a los alemanes y sus tropas coloniales. La química entre la pareja protagonista (pese a lo cual se trata de su única película juntos) y sus grandes actuaciones, sostiene en pie gran parte de la película y hace totalmente creíble la evolución de la relación entre ambos y dar carga dramática a los peligros que deben afrontar. 

Como comentario al margen, viendo el cartel que aparece al lado, ¿no da la impresión de ser para una película completamente diferente?, lo que tiene la publicidad.



Doc Savage: El Hombre de Bronce (1975), Michael Anderson
Género: luchador contra el crimen
Interesante para: casi nadie (excepto como contra ejemplo de lo que no se debe hacer)

Dirigida por Michael Anderson (su película más conocida sea posiblemente La fuga de Logan), fue un intento del productor George Pal (El tiempo en sus manos) de capitalizar el éxito del revival pulp de mediados de los 70, fomentado por la reedición de los relatos originales por parte de Bantam,  con las magníficas portadas de James Bama.

Esta película del Hombre de Bronce es tan terrible que recomiendo a todos los lectores que la eviten como si fuera la peste, es una adaptación muy libre del primer relato pulp del personaje, del mismo título. Muy poco se puede salvar en la película, arruinada por un sentido del humor camp que se combina con una falta total de sentido del ridículo, empezando por la canción-himno de Doc Savage que acompaña los títulos de crédito (y otros momentos "álgidos" de la película), efectos especiales y escenarios de baratillo, que parecen más propios de una serie de televisión que de una película, y continuando por las interpretaciones caricaturescas de los Cinco Magníficos.

Los guionistas, entre los que se encuentra el mismo George Pal, escogen el peor ángulo posible para acercarse al material, reteniendo todas las ideas más ridículas, o exageradas, y sin embargo ignorando otras mucho más interesantes (incluso visualmente) y sin ofrecer ningún intento de explicación o sentido. Ron Ely físicamente no queda demasiado mal como Doc (eso sí más parecido al clásico, especialmente en el peinado, que al de Bama) pero todo el resto del reparto parece completamente fuera de papel, siendo el caso más dramático el actor que interpreta a "Monk". Un lamentable desperdicio que tuvo algunos efectos positivos, el relanzamiento del Doc Savage de Marvel por ejemplo como revista en blanco y negro, pero que en general resulta una profunda y terrible decepción.


Aprovechando que escribía esta entrada, y preparo otra más al menos, también he editado y mejorado las dos anteriores entradas sobre filmografía que podéis leer aquí y aquí.
Publicar un comentario en la entrada