viernes, 12 de febrero de 2010

Cosas para leer: The Spider Robot Titans of Gotham

Mientras que Nostalgia Ventures publica sus reediciones de los magazines de Doc Savage y La Sombra intentando reproducir en lo posible el aspecto del original, si bien con mejor papel, la editorial Baen books ha escogido la opción de publicar los relatos de The Spider en formato de libro, en rústica y juntando varios relatos en cada volumen.

Este volumen, en formato de 23x15'5 cm, contiene dos historias de The Spider: Satan's Murder Machine y Death Reign of The Vampire King, además de un tercero titulado The Octopus también, supuestamente, de Norvel W. Page pero no protagonizado por The Spider. La portada es una ilustración de Steranko, en la que The Spider aparece, como suele ser costumbre, sin su disfraz monstruoso. El segundo libro publicado por Baen de esta colección, City of Doom, apareció en otro tamaño mucho más pequeño y a un precio mucho más barato (casi la mitad) y pronto tendrá también reseña en esa página.

El título del libro y la selección de los relatos tienen la vincular la figura de The Spider a los personajes mucho más populares del comic-book americano. El primer relato ha sido reconocido como inspiración para una de las primeras aventuras de Superman, mientras que el segundo nos presenta a un villano The Vampire King parece casi un prototipo, versión malvada, del personaje de Batman. Se trata de dos relatos muy entretenidos, que muestran el estilo más exagerado de las historias de The Spider en contraposición con el por lo demás similar The Shadow.

En el primero (publicado originalmente en Diciembre de 1939) nuestro héroe comienza teniendo que librarse de la persecución de la policia, pero no por sus actividades como The Spider: una serie de crímenes parecen señalar como culpable a Richard Wentworth. En esta situación se producen una serie de ataques y crímenes cometidos por una especie de robots, en realidad, como descubriremos luego, arneses robóticos que hacen prácticamente invulnerables y aumentan increíblemente la fuerza de sus pilotos. Por supuesto The Spider usará toda su determinación para limpiar su nombre y al mismo tiempo enfrentarse a esta amenaza. Los puntos álgidos del relato son los espectaculares combates con estos titanes de acero, en los que a menudo el protagonista demuestra que no se anda con chiquitas a la hora de luchar contra el crimen. También Nita, la eterna novia del protagonista, tiene sus momentos estelares cuando debe adoptar ella misma brevemente la identidad del justiciero para despistar a la ley.

El segundo relato (Noviembre de 1935) enfrenta a The Spider con un colorista villano, The Bat Man, que amenaza al mundo con una plaga de murciélagos infectados con un virus motal a menos que su cumplan su exageradas exigencias. Este villano utiliza un espectacular disfraz de murciélago, que incluye una realista máscara de imitando el rostro del animal y una capa que le permite planear desde las alturas. También aparece una trama romántica secundaria, es decir protagonizada por el ayudante del héroe en vez del héroe mismo, un elemento común en muchos de estos pulps en que el héroe principal tiene una novia eterna, Aunque cronológicamente encaja resulta imposible saber si realmente Bob Kane leyó alguna vez este pulp y se inspiró en él, quizás subconscientemente, para crear al personaje de Batman.

The Octopus (Febrero-Marzo 1939) merece ser comentado aparte, se trata del primer número de su propio magazine pulp, de escaso éxito. Esta protagonizado por un justiciero urbano bastante similar a The Spider, llamado The Skull Killer (aunque en este caso cuenta con la innovación de utilizar dos diferentes identidades civiles, además de la suya verdadera) The Octopus es un inhumano villano que ha infectado a la población de New York con un virus que produce un profundo cambio físico, y mental, en las víctimas (y que aparentemente procede de su propia fisiología alienígena) Convertidos en seres sin voluntad, apenas capaces de reaccionar a ordenes simples, deformados por la infección que se extiende, sólo una asociación médica parece tener la clave para tratarlos y a cambio necesita tomar el control de varias áreas del gobierno. En muchos sentidos me ha recordado a lo más parecido que he leído a una historia de zombies "modernos" en un entorno pulp (aunque sin gore) pero el planteamiento es mucho más interesante que el desarrollo en este caso.

NOTA: Gotham es, además del nombre de la ciudad de Batman, el nombre de una ciudad inglesa, objeto de chistes por lo inocente y crédulo de sus habitantes, que a veces se utiliza como apodo de Nueva York y, por cierto, no significa ni nunca ha significado nada parecido a Ciudad Gótica.
Publicar un comentario